16 C
nubes rotas
La Plata
humidity: 93%
wind: 6 m/s WSW
H18 • L14
HomeTIPO NOTAPanoramasPanorama NacionalCongreso 2018: uno de los años donde menos legislaron los legisladores

Congreso 2018: uno de los años donde menos legislaron los legisladores

Terminadas las sesiones extraordinarias convocadas por el Presidente Mauricio Macri, cierra 2018 con una pobrísima producción legislativa Foto: Archivo

Termina el año y empiezan los balances. El Congreso de la Nación, después de terminadas las sesiones extraordinarias convocadas por el Presidente Mauricio Macri hasta el 28 de diciembre, cierra el 2018 con una pobrísima producción legislativa:

– 15 sesiones en total en el Senado de las cuales sólo en 6 se debatieron proyectos de ley

– 36 leyes sancionadas durante el período legislativo ordinario

– 66 leyes sancionadas en total (sumando las extraordinarias), número que apenas supera a las 57 de 1987, el peor año del Congreso desde el retorno a la democracia en materia de producción parlamentaria

– 18 veces se reunió la Cámara de Diputados, pero apenas tuvo 2 sesiones ordinarias y sólo en 9 sesiones se trataron leyes

La crisis económica, la minoría legislativa del oficialismo en el Congreso, sus internas, la dispersión y reacomodamiento del peronismo y las ambiciones electorales, entre otras razones, trabaron la actividad legislativa.

Quedaron afuera temas importantes que esperaba la gente como la nueva Ley de Alquileres, donde Cambiemos intentó quedar bien con las inmobiliarias y los inquilinos y no logró nada.

Tampoco se legisló en materia de violencia en el fútbol, a pesar de que Macri reclamó al Congreso en extraordinarias sancionar penas más duras contra los barrabravas tras los incidentes en la Superfinal River-Boca de la Copa Libertadores.

La ley de extinción de dominio sigue ‘cajoneada’.

También duerme el ‘sueño de los justos’ la iniciativa para que los jueces paguen ganancias.

Tampoco se sancionó el financiamiento político, que impondría las reglas de juego para la campaña electoral 2019.

Lo positivo fue poco, pero relevante: por primera vez se dio el debate por la despenalización del aborto, que quedó trunco en la Cámara alta pero que abrió las puertas a todas las posturas y concitó la atención de la gente, que se acercó como hacía mucho no ocurría al Congreso.

La Ley Justina al fin trajo una respuesta de la política a la problemática de la donación de órganos.

La Ley Brisa y Micaela avanzaron sobre cuestiones de género.

El Presupuesto 2019 fue el más difícil para el Gobierno de Cambiemos, y será recordado como el Presupuesto del ajuste pedido por el Fondo Monetario Internacional.

El Presidente tuvo que vetar una ley: la que retrotraía el ‘tarifazo’ en los servicios públicos. El peronismo por primera vez se había unido en ambas cámaras y le marcó límites a Macri, lo que cambiaría la dinámica parlamentaria del segundo semestre con un oficialismo retraído y desconfiado incluso de sus aliados del peronismo federal que lo habían acompañado el año anterior.

La magra producción legislativa del Congreso y las deudas pendientes fueron una de las pocas coincidencias entre los legisladores de Cambiemos y de la oposición, de acuerdo con los testimonios que recogió Extranews:

El diputado Juan Brügge (Córdoba-Argentina Federal) resumió así el 2018: “Fue un año de poca producción legislativa, quizás muchas reuniones de comisión pero pocas sanciones. Además, fue el año de la intentona del aborto que generó muchas rupturas, en especial en el oficialismo, lo que conspiró con el trabajo legislativo. Después el Gobierno intentó imponer su agenda y adelantó el período eleccionario cuando Macri manifestó a inicios de año su intención de buscar la reelección. Eso activó el proceso electoral y generó que cada sector tomara posturas de cara a pretensiones políticas legítimas, por eso la oposición se puso más fuerte. Grave error del Gobierno nacional porque un año no-electoral debe ser utilizado para la producción legislativa y bajar la conflictividad entre oposición y oficialismo. Y además, la crisis económica que conspiró contra la agenda del Congreso”.

Gabriela Burgos (Jujuy-UCR), una de las diputadas que más militó en contra el aborto coincidió en la baja productividad parlamentaria: “Quizás no tuvimos los resultados de sanciones de leyes como en años anteriores. Pero a la vez se trataron temas como el aborto, muy postergado por mucho tiempo. Y creo que fue positivo porque cambió la visión del Congreso dentro de la sociedad. Se está planteando un Congreso más abierto con una mirada en lo social. Fue un año difícil para los consensos por la situación económica que tuvo que ver con eso. El Presupuesto fue un hito porque se lo trabajó mucho y algunos sectores de la oposición lo reconocieron. Y también se visualizó que son sectores cada vez más pequeños los que motivan la violencia, como vimos en diciembre de 2017 y este año cuando intentaron suspender la sesión del Presupuesto”.

La senadora María Eugenia Catalfamo (San Luis- Frente Unidad Justicialista San Luis) tuvo una mirada más social: “toda las leyes que se aprobaron fueron en beneficio de sectores concentrados y en detrimento de la gente común, cooperativas, jubilados y sectores vulnerables…lo mismo que pasa con el Presupuesto 2019 que no logrará cumplir las metas que se impuso o que han sido superadas como la inflación, o el dólar a $40 que se superó semanas atrás o un crecimiento que las consultoras privadas ya niegan”.

Desde la Cámara baja, Gabriela Estévez (FpV-Córdoba) coincidió con Catalfamo: “Un año muy negativo, lo poco que pudimos hacer desde la oposición contra el avance del Gobierno sobre la clase media y los trabajadores lo vetaron, como la Ley Antitarifas. No se sancionó una sola ley a favor de los trabajadores, las empresas o las industrias. Lo poco que salió, porque nunca se convocó a ninguna sesión ordinaria, fue negativo para los argentinos”.

La diputada del PRO, Cornelia Schmidt (Capital Federal), intentó rescatar la actitud de los opositores que ayudaron al Gobierno: “Fue un año difícil para los consensos, pero no con toda la oposición. Fue más complejo con el sector radicalizado del FpV. Lo vimos en dos grandes leyes como el Presupuesto y el año pasado con la reforma provisional, pero que venían como un tema político en sí mismo. Quizás no sacamos muchas leyes en cuanto a número pero sí en cuanto a importancia. Por eso me parece que fue un buen año. Y abrimos debates como en el caso del aborto, que agrietó a muchos partidos pero creo que logramos superarlo”.

El diputado Fernando Iglesias (Coalición Cívica-Capital Federal) profundizó más en la responsabilidad del sector más duro de la oposición: “Fue un año parlamentario muy complicado. Una nota positiva fue la responsabilidad de una parte de la oposición en la sanción del Presupuesto. Eso fue una señal muy positiva para estabilizar la situación cambiaria. Y en el ‘debe’ del balance altamente negativo, hay que poner la reiteración del intento de golpe institucional que se produjo en diciembre del año pasado y ahora con el Presupuesto donde una parte de la oposición cuando no tiene los votos apela a la patota, al piedrazo, al ataque a las fuerzas de seguridad y a intentar levantar la sesión en el recinto”.

Por último, el titular del bloque que integra Cristina Kirchner, Marcelo Fuentes (FpV-Neuquén) puso énfasis en la actitud de los peronistas ‘racionales’: “fue un año caracterizado por la implosión en el Senado del bloque mayoritario. Donde Miguel Pichetto arrancó con 42 senadores y ahora termina con muy pocos. Y sabiendo que es un hombre inteligente evidentemente no es sólo un tema de mala praxis, sino de  concepciones políticas distintas. Y esta fractura favoreció la sanción de cuanta ley el Gobierno necesitó”.

Fuente: ExtraNews

Comentarios

Redacción

Periodista Parlamentario acreditado en el Congreso de la Nación