16 C
nubes rotas
La Plata
humidity: 93%
wind: 6 m/s WSW
H18 • L14
HomeTIPO NOTAPanoramasPanorama NacionalEl Congreso tendrá su Superfinal: Sesiones extraordinarias en diciembre

El Congreso tendrá su Superfinal: Sesiones extraordinarias en diciembre

Cuando se esperaba que recién sesione en marzo, el Gobierno llamó a extraordinarias para tratar leyes pendientes y evitar el bochorno del cierre. Foto: Archivo

El Congreso de la Nación se encaminaba a despedir el año legislativo sin sesionar por última vez y cuando se esperaba que recién volvería a reunirse en marzo de 2019 -una vez que Mauricio Macri inaugure las sesiones ordinarias-, el Gobierno se decidió a llamar a extraordinarias para cumplir con varias leyes pendientes. De paso evitó el bochorno de ‘cerrar’ el parlamento.

 

Una combinación de factores políticos hizo caer la sesión de esta semana y estaba convirtiendo este año en el de peor producción legislativa desde el retorno de la democracia.

Uno de los factores fue la ira radical. Otro es el temor de Cambiemos a la confluencia peronista. Y por último la negativa –ahora revertida- de la Casa Rosada a convocar a sesiones extraordinarias.

El enojo de la UCR continúa desde que el viernes 16/11 se enteraron de que la alineación de planetas peronistas los había dejado afuera de la mesa del Consejo de la Magistratura.

El lunes armaron un duro comunicado acusando al Gobierno nacional de “impericia” en el manejo de la renovación de representantes parlamentarios en ese organismo. Luego, frustraron lo que iba a ser la última sesión del año de la Cámara de Diputados donde hay temas pendientes relacionados con el Presupuesto 2019 y negociados con el peronismo.

Los legisladores de la UCR dijeron que no estaban dadas las condiciones para sesionar ante un entendimiento pejotista que los superaba en número, algo en lo que coinciden en el PRO: nadie quiere sorpresas en el recinto.

La rebelión prosiguió en el Consejo de la Magistratura donde trabaron la designación del nuevo Presidente del cuerpo, que pasaría al 6 de diciembre.

A eso siguieron las advertencias en algunas provincias de adelantamiento de las elecciones para despegarse de la presidencial y de la figura de Mauricio Macri.

Ante semejante revuelo, el ministro Rogelio Frigerio volvió a interceder para reencauzar la relación con los socios radicales. Algunos hombres del centenario partido lo culpan de haber permitido que el peronismo se saliera con la suya en Diputados y en el Senado y le arrebatara la mayoría de consejeros en la Magistratura. Es más, sostienen esas voces que el Gobierno nacional privilegia a algunos mandatarios provinciales en detrimento de los futuros candidatos radicales mediante los beneficios que suele repartir el ministro del Interior en cada negociación parlamentaria que aparece complicada.

Entre sus sospechas, los radicales por ahora no hacen foco en el presidente de la cámara baja, Emilio Monzó, eterno renunciador de Cambiemos. Pero su malestar fue determinante para hacer fracasar la última sesión del año donde están pendientes la modificación de Bienes Personales con un cambio acordado con Miguel Pichetto y el beneficio impositivo para las mutuales y cooperativas que tiene impulso peronista y radical.

Eso sin mencionar una larga lista de leyes que están pendientes como la nueva ley de alquileres, la de semillas, la conflictiva Educación Sexual Integral y la obligación del pago de ganancias a los jueces, etc.

Monzó y Frigerio creen que pueden amigarse con los radicales la semana que viene -cena mediante- y acordar un temario cerrado con los peronistas para las extraordinarias. Descartaron sesionar antes de la cumbre del G20 que paralizará a la Ciudad de Buenos Aires.

El problema es que el operativo de seguridad para el G20 complica el retorno de los diputados del interior del país a sus provincias vía aérea. Sin mencionar los conflictos que atraviesa Aerolíneas Argentinas, que llamó a un paro el lunes 26/11.

Aunque lo más importante es que primero el PRO logre reencauzar la relación con la UCR y después alcance un acuerdo sólido y seguro con los peronistas ‘racionales’ que ahora se denominan ‘alternativos’ pero que una semana atrás se unieron a los K para repartirse sillones en la Magistratura.

Macri es quien debe decretar las extraordinarias y fijar los temas. Esas leyes no pueden ser impuestas en este contexto político y requerirán del compromiso del peronismo, ya que Cambiemos no tiene quorum en ninguna cámara.

Pero antes de las extraordinarias, la Cámara baja se reunirá el 5 de diciembre para elegir a las autoridades del cuerpo. Emilio Monzó sería reelecto en el cargo a pesar de que anunció su salida de Cambiemos hace medio año y esa partida ocurrirá recién dentro de un año más. La novela de Monzó, según explican en el peronismo, son señales hacia adentro de Cambiemos y su interna.

En el Senado, esta semana Cambiemos insistió -con fracaso anunciado-, en tratar el desafuero de Cristina Fernández. El peronismo no facilitó el quorum y todo terminó en la nada y con el pedido del juez Claudio Bonadio vencido.

Cabe recordar que además de tener mayoría en sus distintos colores, el peronismo ‘alternativo’ preside la Comisión de Asuntos Constitucionales que nunca discutió el desafuero.

Tampoco logró el oficialismo armar una sesión para el día siguiente a fin de cumplir con los clásicos proyectos de fin de año que aglutinan acuerdos, ascensos y proyectos pendientes de baja intensidad. Aunque el más importante era el de financiamiento de los partidos políticos, vital para la campaña electoral. Ahora podría incluirse en las extraordinarias.

Los proyectos que se incluirían en este llamado a sesionar que hace el Poder Ejecutivo contemplarían la modificación de Bienes Personales (aunque todavía había tiempo para implementarla, es decir, para recaudar fondos a nivel provincial y nacional); la rebaja impositiva al patrimonio de mutuales y cooperativas (que no es un tema que preocupe tanto al Gobierno y se dice que no es del agrado del ministro de Hacienda Nicolás Dujovne); la ley de alquileres (que sigue sin tener consenso a pesar de que la pidió Macri); la de semillas (ídem al tema alquileres); extinción de dominio (también sin acuerdo); financiamiento de partidos políticos (que podría tener una nueva versión en Diputados); el proyecto para que los jueces paguen ganancias (de autoría radical y que no se trató en la sesión de Presupuesto); y los clásicos acuerdos para designar a jueces y militares.´

En suma, los temas de las extraordinarias dependerán de la negociación con el peronismo, ahí Cambiemos descubrirá quiénes siguen siendo ‘racionales’.

Fuente: ExtraNews

Comentarios

Redacción

Periodista Parlamentario acreditado en el Congreso de la Nación