16 C
nubes rotas
La Plata
humidity: 93%
wind: 6 m/s WSW
H18 • L14
HomeTIPO NOTAEntrevistasCómo trabaja por dentro la ONG que se dedica a combatir accidentes de tránsito en La Plata

Cómo trabaja por dentro la ONG que se dedica a combatir accidentes de tránsito en La Plata

La muerte acecha en la capital bonaerense: La Plata ostenta un triste récord en accidentes viales. “Una vida segada cada tres días”, dice Perrota. Foto: ExtraNews

La noticia parece repetitiva pero no lo es, aunque en la misma estén como actores principales la muerte, la discapacidad, las familias destrozadas y las secuelas psicológicas; en realidad los protagonistas cambian a pesar de que cada escena es similar a la otra. Morir en las calles platenses a consecuencia de un accidente vial se está naturalizando, a pesar de los repetitivos pedidos de que “se haga algo para parar tanto dolor”. No es para menos: cada tres días hay una vida sesgada según datos oficiales.

En la ciudad símbolo mundial de la arquitectura y planificación urbana moderna, que tiene las condiciones para ostentar una baja tasa de siniestros, en realidad ocurre lo contrario. Un síntoma de las causales es la evidente falta de controles, en especial los fines de semana, que potencia las condiciones para que ocurran estas evitables tragedias.

Sólo en 2017 y 2018 los platenses llevamos 125 fallecidos, mucho más que las 89 víctimas fatales que se cobró la inesperada inundación ocurrida entre el 2 y el 3 de abril de 2013, la peor catástrofe en la historia de La Plata.

Entre quienes gritan muy fuerte reclamando la declaración de la emergencia vial y la ejecución de políticas públicas por parte del Estado, para terminar con las muertes viales en las calles, se encuentra Pedro Perrotta, presidente de la ONG internacional Corazones Azules, que tiene su sede en la capital de la provincia de Buenos Aires.

La ONG que encabeza tiene motivos suficientes para luchar. Un relevamiento que realizó a finales de 2017 indica que la ciudad de La Plata es la zona con mayores casos de accidentes fatales en el país, arrojando una víctima fatal cada 6.831 habitantes; mientras que, por ejemplo, en CABA es de una cada 26 mil. Es así que la capital bonaerense tiene el mayor índice de víctimas por accidente de tránsito en relación con su población.

Las soluciones vienen de la mano de decisiones políticas que se hacen esperar, mientras la absurda muerte acecha en cada calle de La Plata. Perrotta afirma que no se toma a la educación y a la seguridad vial como una política de estado, y las consecuencias son: cifras alarmantes de pérdidas de vidas, discapacidades en los sobrevivientes, traumas psicológicos, dolor de las familias y un enorme gasto para el estado en atención hospitalaria y recuperación.

“El número de muertes por accidentes viales se elevó a 20 frente a las 15 ocurridas el año pasado en el primer trimestre, lo que representa un 33% más. Los motociclistas y los jóvenes son quienes protagonizan la mayoría de los siniestros viales. La Plata ostentará un triste récord mundial, y vamos por ese récord por falta de políticas públicas y la ausencia de la declaración de la emergencia vial en la ciudad”, subraya Perrotta en diálogo con ExtraNews.

 

 

Las estadísticas son su mejor aliado: La Plata se ubica en el puesto 19 entre las 20 ciudades de Sudamérica con más muertes viales, de acuerdo al último informe de LA Network, publicado en 2016. El ranking lo encabeza San Salvador (El Salvador) con 75 muertes por cada 100.000 habitantes (186 víctimas fatales);  Campina Grande (Brasil) con 60,3 muertes por cada 100.000 habitantes (246 víctimas); Joao Pessoa (Brasil) con 27,6 muertes casa 100.000 habitantes (221 víctimas). Ese año La Plata tuvo una tasa de 13,9 cada 100.000 habitantes (95 víctimas, mientras que en 2017 fueron 105).

¿Y cuál es el rol del estado que parece estar ausente? Perrotta es claro y determinante en la respuesta: “Tiene la obligación de cumplir su rol de hacer respetar las leyes, de prevenir, de educar y de comunicar las acciones desarrolladas como esencia de una política vial que ocupe el vacío hoy existente.”

La ONG no se queda quieta protestando, observando ni mucho menos esperando respuestas que no llegan. Por el contrario, es muy activa. Se realizaron convenios con varias entidades públicas como: Bomberos del Ministerio de Seguridad de la provincia de Bs. As., UDEC S.A Emergencias Médicas, Fundación Proyecto Vida Amnistía Internacional, Colegio de Médicos Distrito I de la provincia, Sindicato Unión Conductores de Taxis  La Plata, Justicia Vial Ecuador, entre otros. Además de organizaciones privadas a fin de realizar acciones en conjunto. La ONG y las entidades mencionadas dan  charlas gratuitas sobre educación vial en escuelas- colegios y barrios.

 

 

Corazones Azules realiza una campaña simbólica que hace memoria permanente en las calles al pintar un corazón color azul por cada vida que se pierde en un accidente de tránsito, con lo que intenta  sensibilizar a la sociedad para participar en este cambio de actitud.  Si los familiares de alguna víctima lo solicitan, se pinta un corazón azul en la calzada en memoria de quienes fallecieron a causa de un accidente de tránsito.

Cuando se pinta un corazón azul en el asfalto, el sonido de las sirenas es activada por una autobomba de bomberos, una ambulancia y un patrullero, esta acción alerta a transeúntes y automovilistas para acompañar a los familiares de quienes han fallecido en ese lugar.

El 20 de julio de 2017 con gran preocupación Corazones Azules Argentina solicitó al Concejo Deliberante de La Plata, declarar la Emergencia Vial, sin embargo, aún no hay respuesta.

“Se realizó un pedido de declaración de emergencia vial en La Plata, para que el ejecutivo tenga herramientas y fondos disponibles, sin embargo, se perdió; nunca más tuvimos respuestas, no sabemos dónde está el expediente, al igual de otros pedidos que hemos realizado. El intendente Julio Garro basa su gestión en obras, pero debería priorizar la seguridad vial que arroja altos índices de mortalidad y sobrevivientes que sufren serias secuelas. No considerando la alta erogación de recursos que afecta al estado ante un accidente de tránsito”, afirma Perrotta.

Para el titular de Corazones Azules, educación y prevención son las herramientas que se deben utilizar para revertir tan grave situación, es hora de trabajar de manera coordinada con todos los actores sociales para planificar estrategias a corto, mediano y largo plazo en materia de seguridad vial.

“Hay una profunda inconsciencia al conducir, especialmente entre los jóvenes, que carecen de modelos de adultos responsables y la presencia del estado en las calles. Por eso la importancia de educar en todos los niveles”, explica.

Corazones Azules está en una lucha frontal por la defensa de la vida y la integridad física de quienes transitan. Por eso tiene el objetivo de promover un Pacto de Seguridad Vial, que comprometa a todas las autoridades y organismos de la región, con el fin de considerar la seguridad y educación vial como una prioridad.

 

Fuente: ExtraNews

Comentarios