16 C
nubes rotas
La Plata
humidity: 93%
wind: 6 m/s WSW
H18 • L14
HomeTIPO NOTAColumnasPanoramaPanorama InternacionalDetrás de las represalias a Siria por su uso de armas químicas, Trump juega su entente con Putin

Detrás de las represalias a Siria por su uso de armas químicas, Trump juega su entente con Putin

El premier estadounidense oscila entre la amenaza con misiles inteligentes y la distención: Empuja a Damasco a cerrar filas con Irán y con Rusia. Foto:

El contexto es la Guerra Fría, versión Siglo XXI. Los grandes contendientes, tras bambalinas, son Estados Unidos y Rusia. Ambas potencias se disputan la hegemonía, aun cuando admiten que el poder global será en este período histórico más anárquico que nunca. Pero el dominio del Cercano Oriente tiene una importancia estratégica fundamental para ambas potencias.

El escenario es Siria, cuyo régimen gobernante, apoyado por Moscú y por Irán, encarna hoy el eje del mal.

La masacre sistemática de civiles con la utilización de armas químicas por parte del gobierno de Damasco, en su búsqueda de recuperar el control territorial, provocó una reacción en cadena de Occidente.

A la cabeza de la escalada agresiva se posiciona Donald Trump, quien promete ataques certeros y una suma de calamidades en contra de Bashar Al Assad. Mientras el presidente sirio extrema su acercamiento con Teherán y con Putin, los principales líderes europeos toman partido respecto de su potencial participación en una eventual toma de represalias contra la nación agresora.

El uso de armas químicas viola todos los acuerdos y convenciones internacionales sobre la guerra, y es claramente vejatoria de los más elementales derechos humanos. Sin embargo, Al Assad no ha dudado en emplearlas en forma sistemática, en actos que sus enemigos en la región tanto como las naciones occidentales juzgan como una invitación a la guerra.

Si se suman los bombardeos que cegaron cientos de vidas humanas en Ghouta Oriental, podemos decir que ya corrió mucha sangre hasta el momento.

Pero, aunque sea lamentable decirlo, será mucha más la que correrá en lo sucesivo si se confirman los cursos de acción que se adoptan desde ambos lados del conflicto. Las consecuencias son impredecibles.

 

“Prepárense para un ataque con misiles”

El presidente Trump elevó la temperatura del conflicto sirio al advertir el jueves 12 a Rusia que debe estar preparada para la próxima llegada a Siria de los modernos misiles del Ejército de Washington.

“Rusia promete derribar todos y cada uno de los misiles lanzados contra Siria. ¡Prepárate, Rusia, que van a llegar, bonitos, nuevos e inteligentes! No deberías asociarte con un animal asesino que mata a su gente con gas y lo disfruta!”, escribió Trump en su cuenta de Twitter personal, en alusión a la alianza de Moscú con Al Assad, a quien la Casa Blanca combate.

Sin embargo, tal como anticipamos, el conflicto de fondo no es con Siria, sino con Rusia, su principal socio.

Minutos después de este tuit, el mandatario escribió otro mensaje en tono más conciliador, en el que se lamentó de que la relación entre Washington y Moscú “es peor ahora de lo que nunca ha sido, y eso incluye la guerra fría. No hay razón para esto”.

“Rusia necesita que nosotros ayudemos con su economía, algo que sería muy fácil de hacer, y necesitamos que todas las naciones trabajen juntas para detener la carrera armamentista”.

No obstante, horas después de las declaraciones del mandatario, la Casa Blanca desmintió la inminencia de un ataque contra el gobierno del presidente Bashar Al Assad e insistió en que Trump está aún valorando algunas de las “otras opciones” que tiene a su disposición.

“No es la única opción, existen otras opciones sobre la mesa”, aseguró la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, durante una rueda de prensa, informó la agencia de noticias EFE.

La respuesta rusa vino poco después de la mano de la vocera de la cancillería rusa María Zajarova, para quien un eventual ataque estadounidense busca “borrar todas las huellas de la provocación -el supuesto uso de armas químicas- con ataques con misiles inteligentes” de modo que los inspectores internacionales no puedan encontrar nada en calidad de pruebas.
“¿Los inspectores de la OPAQ (Organización para la Prohibición de las Armas Químicas) ya saben que los misiles inteligentes van a eliminar ahora todo rastro del uso de armas químicas?”, se preguntó Zajarova en un mensaje publicado en su cuenta de Facebook.

Zajarova recalcó que “los misiles inteligentes deben ser dirigidos contra los terroristas y no contra un gobierno legítimo que hace tantos años lucha contra el terrorismo internacional en su territorio”.

Las declaraciones de Trump se producen mientras crecen los rumores sobre un posible ataque de Estados Unidos contra Siria, cuyo gobierno invitó el miércoles 11 a una misión de la OPAQ al país para que determine si hubo un ataque químico el sábado pasado, como denunciaron grupos civiles pro opositores.

Esta denuncia, rechazada por Siria, Rusia e Irán, recibió el jueves 12 un respaldo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que informó que unas 500 personas fueron atendidas en centros médicos en Duma con síntomas de exposición a agentes químicos y que otras 70 que estaban en sótanos murieron.

El cruce de esta mañana sucede luego de que ambas potencias se enfrentaran cara a cara el miércoles 11 en una nueva reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU.

En el encuentro, Rusia vetó una propuesta de Estados Unidos para crear un nuevo mecanismo de fiscalización para investigar las denuncias de ataques con armas químicas en Siria. Después, Moscú introdujo su propio proyecto de resolución para establecer otro tipo de mecanismo de fiscalización, pero no consiguió alcanzar los nueve votos necesarios para ser aprobada.

La tensión llevó a que Trump cancelara su viaje a Perú y Colombia, cuyo eje central era la Cumbre de las Américas este fin de semana en Lima, con el objetivo de evaluar desde Washington “la respuesta estadounidense en Siria y monitorear desarrollos alrededor del mundo”.

El miércoles 11, el embajador ruso en El Líbano, Alexánder Zasypkin, señaló que todo misil estadounidense lanzado contra territorio sirio será derribado.

“Si hay un ataque de los estadounidenses, los misiles serán derribados, incluso los sitios desde donde se disparen los misiles”, indicó Zasypkin al canal de televisión Al-Manar.

En tanto, la agencia europea de tráfico aéreo Eurocontrol alertó a todas las compañías que tomen precauciones en el Mediterráneo oriental ante la posibilidad de ataques aéreos en Siria en las próximas 72 horas.

La advertencia alude especialmente al lanzamiento de misiles de crucero y previene también de posibles interrupciones en los equipos de radionavegación.

“Han de tomarse las medidas convenientes en los planes de vuelo en el Mediterráneo oriental”, señaló Eurocontrol.

 

“Pronto, o no tan pronto”

El presidente de Estados Unidos hace lo que mejor sabe hacer: Utiliza la amenaza y la negociación sin solución de continuidad. Su historia como empresario le enseñó que debe combinar la demostración de fuerza con la voluntad de diálogo.

Por eso, lo que podría interpretarse como un comportamiento contradictorio y rayano con la histeria, en Trump obedece a una lógica que el magnate traspoló del mundo de los negocios a la geopolítica.

En línea con esta impronta, el premier yanqui aseguró el jueves que un ataque militar a Siria “podría ocurrir muy pronto o no tan pronto”, matizando su amenaza del miércoles, cuando le advirtió a Rusia, principal aliado de Damasco, que debía prepararse para la caída de “bonitos, nuevos e inteligentes” misiles sobre ese país.

Trump especula. “Nunca dije cuándo se llevaría a cabo un ataque a Siria. Podría ocurrir muy pronto o no tan pronto en absoluto!”, declaró a través de su cuenta oficial de Twitter, en un gesto que abre interrogantes sobre lo que se consideraba un inminente ataque norteamericano sobre Siria.

Una entente similar –por eso de tirar de la cuerda y después aflojarla- el mandatario norteamericano con su par norcoreano, Kim Jong-un, con quien extremó su agresividad global, con amenazas de guerra total, para forzar después posteriores negociaciones políticas en un tono más moderado.

Pero volviendo a Siria, Trump reivindicó lo actuado por su país en la zona de conflicto y destacó que “en cualquier caso, los Estados Unidos, bajo mi administración, han hecho un gran trabajo de librar a la región del Estado Islámico.”

El martes pasado, el mandatario estadounidense se metió de lleno en el conflicto provocado por el supuesto ataque químico ocurrido el sábado pasado en la localidad siria de Duma, dando por hecho que el responsable fue el presidente sirio Al Assad.

La amenaza del magnate republicano fue tomada en serio, al punto que varias aerolíneas y organismos de control de aviación civil tomaron medidas ante un posible ataque.

La empresa Kuwait Airways anunció la suspensión de sus vuelos a Beirut a partir del jueves 12, por lo que considera una “amenaza grave” de seguridad para los mismos en las inmediaciones del espacio aéreo libanés y suspendió sus vuelos al Líbano hasta nuevo aviso, según consignó EFE.

Por su parte, la aerolínea estatal libanesa, Middle East Airlines (MEA, por sus siglas en inglés), también anunció una modificación en la rutas para no sobrevolar el espacio aéreo de Siria y del norte de Chipre, como medida ante un posible ataque estadounidense contra el país vecino.

Mientras que Eurocontrol, organización europea para la seguridad en la navegación aérea, emitió el martes una “alerta rápida” a las aerolíneas en el Mediterráneo Oriental ante posibles ataques aéreos a Siria con misiles en un plazo de 72 horas.

 

Al Assad cierra filas con Teherán

El presidente sirio, Bashar Al Assad, acusó el jueves 12 a “algunos países occidentales” de contribuir a desestabilizar la región y ser “una amenaza para la paz y la seguridad internacional “, durante un encuentro en Damasco con autoridades de Irán, país con el que busca reforzar lazos ante las persistentes amenazas estadounidenses.

“Las victorias logradas sobre el terreno vienen con voces de algunos Estados occidentales y la intensificación de sus movimientos en un intento de cambiar el curso de los acontecimientos”, señaló Al Assad, tras reunirse con Alí Akbar Velayati, consejero del líder supremo iraní Alí Jamenei, informó la agencia de noticias oficial siria, SANA.

“Esas voces y movimientos -agregó-, sólo contribuyen a aumentar la desestabilización en la región, y son una amenaza para la paz y la seguridad internacional”.

Velayati, por su parte, reiteró que su país “estará siempre junto a los sirios”, y destacó la determinación de Siria y de su pueblo en “la guerra contra el terrorismo, pese al apoyo, la financiación y las armas del extranjero en esta contienda”.

Durante su entrevista ambos analizaron los últimos acontecimientos en el conflicto sirio y las repercusiones políticas derivadas.

Velayati también felicitó a Al Assad por “la derrota contra el terrorismo en Ghouta Oriental”, el enclave y principal bastión rebelde en la periferia de Damasco.

A las amenazas de Trump de dar una respuesta “contundente” al supuesto ataque químico del sábado pasado en Duma, en un intento por poner paños fríos el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo que el canal de enlace entre los militares rusos y estadounidenses en Siria para evitar incidentes “está activo”.

“Esta línea existe y se encuentra activada. En general, esta línea funciona y está siendo usada por ambas partes”, señaló el portavoz.

Tanto el gobierno sirio como su aliado, Rusia, han negado categóricamente el empleo de armamento químico en Duma.

Recordamos que frente al requerimiento de las Naciones Unidas para que Siria estableciera un alto el fuego de dos semanas en Ghouta Oriental, la respuesta de Damasco fue la continuidad de los ataques.

La proliferación de muertes civiles y la imposibilidad de las fuerzas internacionales de asistir a los heridos motivaron este pedido humanitario del organismo internacional, que fue desoído por Al Assad. Pero en el ámbito de la diplomacia es casi una certeza que Moscú está detrás de la concreción de esta escalada virulenta en la zona bajo ataque.

De hecho, el Ministerio de Defensa de Rusia anunció que el Ejército sirio había tomado el control total de Duma, situada en Ghouta Oriental, y aseguró que “en la ciudad actúan unidades de la policía militar de las Fuerzas Armadas de Rusia”.

 

Control sirio-ruso sobre Duma

El Ministerio de Defensa de Rusia anunció el jueves que el Ejército sirio tomó bajo su total control sobre Duma, último bastión de los rebeldes en las afueras de Damasco.

En un comunicado, Defensa añadió que la policía militar rusa es “garante de la preservación del orden público en la ciudad”.

A la vez, continúa la evacuación de civiles y combatientes de la ciudad de Duma, agregó.
“Desde el 1 de abril abandonaron Duma 13.504 milicianos y miembros de sus familias”, señala la nota citada por la agencia de noticias EFE.

Por su parte, desde que entraran en vigor las pausas humanitarias en Ghouta Oriental, de la región “fueron evacuados cerca de 167.000 civiles”, dice el comunicado ruso.

El grupo rebelde Jaish al Islam, que dominaba Duma en la Ghouta Oriental, dijo este lunes que no le quedó otra opción que aceptar la evacuación tras el ataque químico imputado al régimen.

“Evidentemente, es el ataque químico lo que nos impulsó a aceptar” partir, declaró a la agencia AFP Yaser Delwan, jefe político de este grupo, cuyos combatientes seguían abandonado este jueves la ciudad hacia zonas rebeldes en el norte del país.

La noticia sobre el control del régimen de Damasco sobre Duma llega en medio de nuevas tensiones por el presunto uso de armas químicas en esa ciudad, del que la comunidad internacional responsabiliza al gobierno sirio.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó el miércoles 11 de que unas 500 personas fueron atendidas en centros médicos en Duma con síntomas de exposición a agentes químicos y que unas 70 personas que estaban en sótanos murieron a causa del ataque, supuestamente ocurrido el pasado sábado.

Rusia negó las acusaciones de uso de armas químicas en Duma por parte de las fuerzas gubernamentales sirias y las atribuyó a un intento de justificar una intervención militar en el país árabe.

Al respecto, Moscú, que considera “inadmisible” culpar a Damasco del uso de armas químicas en Duma, advirtió que las consecuencias de un posible ataque de Estados Unidos y sus aliados contra el ejército sirio serían “graves”, especialmente si el uso de la fuerza afecta a las fuerzas rusas desplegadas en el país.

Mientras tanto, los principales países de Occidente enrolados en la OTAN –los principales antagonistas de Moscú- definen su potencial participación en un ataque coordinado contra Siria. Algunos se muestran más belicosos, mientras que otros, más negociadores. Cada cual atiende su juego.

 

May apura la escalada, de espaldas al Parlamento

La primera ministra británica, Theresa May, convocó el jueves 12 a una reunión especial del gobierno para evaluar la respuesta de su país a la crisis surgida por el presunto ataque químico en Siria y considerar las opciones sobre un eventual apoyo del Reino Unido a una operación militar de Estados Unidos contra Damasco.

La premier conservadora parece dispuesta a participar en la acción militar sin buscar antes el visto bueno del Parlamento, que está en receso hasta la próxima semana, informó la cadena de noticias BBC, citada por la agencia de noticias EFE.

May dijo el miércoles 11 que todo indica que el gobierno del presidente sirio Bashar Al Assad fue responsable del ataque químico del pasado sábado contra la ciudad siria de Duma y advirtió de que el “continuo uso de armas químicas no puede quedar sin respuesta”.

La oposición laborista británica está a favor de consultar al Parlamento antes y advirtió que un bombardeo por parte de Estados Unidos puede agravar la situación en Siria.

 

Para Macrón, habrá respuesta “cuando sea útil y efectiva”

En una entrevista en televisión, el presidente francés Emmanuel Macron confirmó por primera vez qué sustancia se utilizó en el ataque sobre la ciudad de Duma perpetrado el sábado, con un saldo de al menos 70 civiles muertos y cientos de heridos.

Macron, dijo este jueves que cuenta con “evidencia” de que el régimen sirio de Bashar Al Assad utilizó gas cloro contra la población civil en Duma y prometió responder “cuando lo juzguemos más útil y efectivo”.

“Tenemos evidencias de que armas químicas fueron usadas, al menos cloro, y que fueron utilizadas por el régimen de Bashar Al Assad”, dijo Macron en una entrevista con la cadena francesa TF1, confirmando por primera vez la sustancia utilizada.

El mandatario afirmó también que su país responderá “en un momento que elegiremos nosotros, cuando lo juzguemos más útil y efectivo”.

En 2017 el presidente francés dijo que el uso de armas químicas supondría para él una “línea roja” y que conllevaría “una respuesta inmediata” por parte de Francia.

No obstante, declaró que “en ningún caso Francia permitirá que haya una escalada o cualquier cosa que afecte la estabilidad en la región” de Medio Oriente”.

 

Merkel se mantendrá al margen

La canciller alemana, Angela Merkel, anticipó el jueves 12 que su país “no participará” en una eventual acción militar contra Siria en represalia por el supuesto uso de armas químicas por parte del gobierno del presidente sirio Bashar Al Assad, al que calificó de “inaceptable”.

En una rueda de prensa en Berlin junto al primer ministro danés, Lars Lokke Rasmussen, Merkel agregó que el gobierno alemán apoyará “que se haga todo lo necesario para mostrar que el uso de armas químicas es inaceptable” y para que “Al Assad y sus aliados” entiendan este mensaje.

“Alemania no participará en una eventual acción militar -y digo eventual porque no hay ninguna decisión, quiero aclarar de nuevo-. Pero vemos y apoyamos que se haga todo lo necesario para mostrar que el uso de armas químicas es inaceptable”, afirmó.

Ahora “se debe contemplar todo el espectro de medidas”, agregó Merkel, quien reveló que Berlín mantuvo contactos con Washington y que ella personalmente habló esta mañana con el presidente francés, Emmanuel Macron.

Agregó que hay una “gran unidad” entre los socios occidentales y una “línea común” de actuación en este asunto entre Alemania, Estados Unidos y Francia, pese a que Berlín no vaya a participar militarmente en una represalia en el caso de que se produzca, citó la agencia de noticias EFE.

“Creo que hay una gran unidad en el claro rechazo al empleo de armas químicas y hay muchos indicios de que el régimen sirio las ha empleado de nuevo, como hizo alrededor de un año”, apuntó.

La canciller criticó asimismo a Moscú por haberse opuesto esta semana a la propuesta de resolución planteada por Estados Unidos en el Consejo de Seguridad de la ONU para que un equipo de expertos investigase el presunto ataque con armas químicas en el enclave opositor de Duma, en las afueras de Damasco.

“Eso no deja en buen lugar a Rusia”, subrayó.

 

Una escalada peligrosa

Macron aseguró hoy que dispone de “pruebas” de que el régimen de Al Assad usó armas químicas en el ataque a Duma para a continuación reiterar su intención de atacar al país.

Sostuvo asimismo que la intervención debe ir destinada a impedir que Damasco vuelva a hacer uso de esas armas químicas, aunque no dio más detalles sobre la misma durante una entrevista televisiva.

La escalada de agresividad verbal entre Estados Unidos, Siria, Rusia e Irán por ahora se limita a lo verbal. Pero está a un corto paso de convertirse en una conflagración mundial de consecuencias imprevisible.

Lo deseable es que este juego de presiones lleve a las partes a negociar y a Siria a renunciar al uso de armas prohibidas. Pero siempre es peligroso poner la suerte internacional en manos de personajes como el bravucón Donald Trump o de su enemigo íntimo, el presidente y ex agente de inteligencia ruso, Vladimir Putin.

Después de todo, en algún momento, la situación se les puede ir de las manos.

Fuente: ExtraNews / BBC / Télam /EFE

Comentarios

Redacción

Columnista de ExtraNews en temas de Relaciones Internacionales, Defensa y Política Exterior.