16 C
nubes rotas
La Plata
humidity: 93%
wind: 6 m/s WSW
H18 • L14
HomeTIPO NOTAPanoramasPanorama InternacionalA dos días de las elecciones en España: quién es quién
Etiquetas

A dos días de las elecciones en España: quién es quién

Foto: Debate presidencial

Luego de la aprobación de la moción de censura contra el Gobierno de España presidido por Mariano Rajoy  (PP) en el 2018, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, primer presidente que no es diputado desde que se restableció la democracia en 1977,​ había declarado antes que establecería un gobierno «de transición» que asegurase la gobernanza del país y recuperase la normalidad democrática, para luego, convocar elecciones generales anticipadas.

A tener en cuenta de cómo votó la cámara esa moción; con 180 votos a favor, 1 abstención y 169 votos en contra. Los primeros  se dividieron; Partido Socialista Obrero Español (84) y Unidos Podemos (67) más el acompañamiento de sectores de izquierda e independentistas (29). La abstención fue dada por la Coalición Canaria y los últimos votos se repartieron principalmente; Partido Popular (134) y Ciudadanos (32).

De esta manera, claramente, queda en evidencia los vínculos partidarios que existen en la cámara, roles cruciales a la hora de elegir al próximo presidente de España.

SISTEMA ELECTORAL ESPAÑOL

Según la Constitución española, el presidente del Gobierno es elegido por los 350 diputados del Congreso que, según el calendario electoral actual, se constituirá el próximo 21 de Mayo. Ese día los diputados juran o prometen acatar la Constitución y eligen al presidente y a la mesa de la Cámara. Después se abre un plazo de quince días para la ceremonia solemne de apertura de la legislatura en un acto institucional. En ese período, sin un plazo definido, el rey inicia consultas con los representantes de los partidos, por orden de menor a mayor, según el número de escaños.

Para ser elegido presidente, el candidato debe obtener en una primera votación la mayoría absoluta de la Cámara (176 votos). Si no lo consigue, a las 48 horas hay una segunda votación, en la que ya se requiere mayoría simple. En el caso de que el candidato propuesto no consiguiera los apoyos suficientes en la segunda votación, se tramitarían sucesivas propuestas de otros candidatos con la misma fórmula, previas consultas del monarca. Pero si dos meses después de la primera votación de investidura ningún candidato obtiene la confianza del Congreso, el rey disolvería las dos Cámaras y convocaría nuevas elecciones, con el refrendo del presidente del Congreso.

 

PRINCIPALES CANDIDATOS

Pedro Sánchez (PSOE)

Pedro Sánchez ha convocado elecciones tras el fracaso de su proyecto de Presupuestos en el Congreso de los Diputados. Lo ha hecho tras diez meses de Gobierno en los que Cataluña ha sido su principal escollo y ha terminado desembocando en el fin del mandato socialista.

Sánchez se mantiene como el líder político mejor valorado  -pese al descenso generalizado de los cuatro principales- y las encuestas mantienen al PSOE como ganador en unas elecciones generales. Pero Sánchez ya sabe, como pasó en Andalucía con Susana Díaz, que ganar unas elecciones no implica gobernar, especialmente si el bloque de centro-derecha conformado por PP, Ciudadanos y Vox obtuviera una mayoría.

Pablo Casado (Partido Popular)

Para el líder del PP, Pablo Casado, las del 28 de abril serán las primeras elecciones generales como candidato y ya ha avisado que “el PP está preparado para volver al Gobierno de España”. El líder popular viene de cosechar un éxito en Andalucía tras las elecciones en esta comunidad autónoma el pasado 2 de diciembre, que el propio Casado interpretó como la antesala de las generales.

El «rearme ideológico» del PP de Casado frente al de Mariano Rajoy quedó consolidado en la Convención ideológica del partido del mes de enero. El discurso de Casado es más directo y más duro que el de su predecesor en cuestiones como el independentismo o la inmigración. Ha visto en Andalucía cómo Ciudadanos y Vox le han comido terreno -el primero obtuvo 12 escaños más que la pasada legislatura, mientras que el segundo ha entrado por primera vez en un Parlamento español con 12 escaños, y busca ahora llamar al voto útil para unir a la derecha.

Albert Rivera (Ciudadanos)

El líder de Ciudadanos, presume de liderar un partido “liberal”, de representar la regeneración política frente a la corrupción del PP y del PSOE y de defender la unidad de España frente al independentismo.  Desde que irrumpió en el Congreso tras las elecciones del 26 de junio de 2016 como tercera fuerza con 32 diputados, Ciudadanos ganó las elecciones catalanas de 2017, logrando 37 escaños con Inés Arrimadas como candidata, y tras las andaluzas de diciembre de 2018 formó gobierno en Andalucía con el PP.

En ese tiempo Ciudadanos ha ido virando su apoyo entre PP y el PSOE. Apoyó la primera investidura de Pedro Sánchez y luego facilitó el Gobierno de Mariano Rajoy. También en Andalucía, donde apoyó el Gobierno de Susana Díaz y tras las elecciones pactó con el PP para gobernar. Unos movimientos que han sido criticados por el PP, que le ha llamado el partido «veleta».

Pablo Iglesias (Unidas Podemos)

El anuncio de elecciones llega a un Podemos que vive el peor momento en sus cinco años de existencia, marcado por la profunda crisis interna, desde que Podemos llegó al Congreso en 2016, Iglesias ha ido rebajando el tono, especialmente con el PSOE: la formación morada ha sido el principal apoyo de Sánchez en su breve mandato. Durante estos últimos diez meses Iglesias y su formación han tomado una posición más activa en política negociando con el Gobierno medidas como la subida del salario mínimo a los 900 euros y unos Presupuestos que no salieron pese a la mediación de la formación morada entre los distintos grupos políticos hasta el último día.

Iglesias ha hecho de mediador incluso entre el Gobierno de Pedro Sánchez y los independentistas, protagonizando incluso la fotografía de su visita al líder de ERC, Oriol Junqueras, en la prisión de Lledoners, en plena negociación de los Presupuestos. Iglesias es el peor valorado de los cuatro principales líderes políticos.

Santiago Abascal (Vox)

Bajo la convicción de ser una fuerza capaz de arrastrar masas, Vox trata de ganar la partida de los mítines en la campaña electoral de las generales. Excluido de los debates de la televisión pública  y de los medios privados, el partido que lidera Santiago Abascal ha apostado por los recintos de mayor concurrencia para sus mítines con el objetivo de exhibir músculo ante sus adversarios políticos y mostrar su capacidad de movilización, pese a tratarse del partido con menor número de afiliados de las cinco grandes formaciones estatales y apenas contar con estructura local. De hecho, se trata de un partido con cinco años escasos de vida que hasta hace unos meses no pasaba de jugar un papel residual en la política española.

Abascal ha alertado sobre el riesgo de una “España rota que amenaza con no ser España”. “Sino más bien una antiEspaña”, ha añadido, para después explicar que es su partido el que “está dispuesto a parar el golpe de Estado separatista y a ilegalizar a los partidos separatistas”.

Vox es la fuerza de derecha que le puede permitir al PSOE ganar las elecciones, pero le impediría lograr el consenso de los 176 escaños para que asuma Pedro Sánchez.

ABRIL 2019

Dejando atrás los acontecimientos pasados, lo coyuntural brota de expectativa ante lo que puede llegar a suceder este domingo 28 de Abril, cuando finalice la elección general española. Según un conjunto de encuestas, el PSOE rondaría los 129 diputados, seguido del PP (78), Ciudadanos (46), Unidas Podemos (35) y Vox (30). Para escoger presidente y gobernar son necesarios, como ya dijimos,  176 escaños, entonces  ¿Qué partidos tienen probabilidades de sumar los suficientes? Según especialistas; La derecha tiene un 10% de probabilidades de alcanzar la mayoría (1 opción de 10) y la izquierda un 30% (3 de 10). En el 60% restante de las veces ningún bloque suma 176 diputados. Ese caso podemos dividirlo en tres: el 15% de las veces al PSOE le valdría con añadir el apoyo del PNV (Partido Nacional Vasco)  y CC (Coalición Canaria); en un 19% le serviría un acuerdo con Ciudadanos; y en el 28% restante no le valdría ninguna de estas dos opciones.

Más allá de las grandes posibilidades que tiene Pedro Sánchez de ser el próximo presidente electo de España, le quedarán varios días para resolver con qué otro partido o bloque generará la alianza que le permita obtener los 176 escaños necesarios para asumir como tal. También, esta elección dejará en claro si existe una nueva segunda fuerza política, el caso de Ciudadanos, dejando a Albert Rivera muy bien ubicado y con muchas chances de ser una fuerza opositora, lo que debilitaría al PP, y fomentaría el salto de dirigentes para el nuevo partido de derecha liderado por Santiago Abascal que busca consolidarse con más de 30 escaños y robarle protagonismo a la izquierda debilitada de Iglesias.

Fuente:

Comentarios