16 C
nubes rotas
La Plata
humidity: 93%
wind: 6 m/s WSW
H18 • L14
HomeUBICACIÓNEl MundoFalleció Vincent Lambert, el protagonista del caso que dividió a Francia en el debate por la eutanasia

Falleció Vincent Lambert, el protagonista del caso que dividió a Francia en el debate por la eutanasia

Foto: Vincent Lambert y su madre.

Vincent Lambert, el enfermero francés que se encontraba en estado vegetativo desde hacía casi 11 años, falleció esta mañana, nueve días después de que la Corte autorizara la suspensión del tratamiento que lo mantenía con vida. Su caso se convirtió en un símbolo del debate sobre la eutanasia en Francia .

En 2008 Vincent, tenía 32 años y acababa de nacer su primera hija cuando sufrió un accidente de auto cerca de su casa, en la ciudad de Chalons-en-Champagne, en el noreste de Francia que lo dejó tetrapléjico y en estado vegetativo. Su situación dividió a su familia y desató una batalla legal que culminó con un fallo de la Corte de Casación, el órgano jurisdiccional de más alto rango en Francia, que autorizó a su médico Vincent Sanchez, a detener las sondas que lo alimentaban e hidrataban el pasado 2 de julio.

Al conocer la noticia, el mismo Papa Francisco envió su pésame y llamó a no construir una civilización que elimina a las personas cuya vida se considera que ya no es digna de ser vivida.
«Que Dios Padre acoja en sus brazos a Vincent Lambert. No construyamos una civilización que elimina a las personas cuya vida consideramos que ya no es digna de ser vivida: toda vida humana tiene valor, siempre», escribió el papa Francisco este jueves en su cuenta de Twitter, horas después de que se conociera la noticia de la muerte del paciente francés.

La batalla por la vida o la muerte

Su destino fue objeto de dura una batalla legal entre sus padres, que luchaban por mantenerlo con vida, y su esposa, que afirmaba que él nunca hubiera querido vivir de esa manera.

«Está mínimamente consciente, pero no es un vegetal», afirmó el lunes pasado su madre, Viviane, en un último pedido de ayuda a la ONU en Ginebra, donde denunció un intento de «asesinato».

Su esposa, Rachel, luchaba en cambio, por «verlo libre» y porque se respetaran «sus convicciones». Según ella, su marido había dejado claro antes de su accidente que no querría que se lo mantuviera con vida artificialmente, pero que nunca lo puso por escrito.

Fuente:

Comentarios