16 C
nubes rotas
La Plata
humidity: 93%
wind: 6 m/s WSW
H18 • L14
HomeTIPO NOTAPanoramasPanorama NacionalGloria a los cuadernos: Oasis para Cambiemos que reinstala la corrupción K en el Congreso

Gloria a los cuadernos: Oasis para Cambiemos que reinstala la corrupción K en el Congreso

El escándalo de los cuadernos K dio respiro al oficialismo y lo libró de ponerse a la defensiva en varios temas espinosos de agenda legislativa Foto: Imagen Web

El escándalo de la bitácora de coimas asentadas en los cuadernos del chofer de Roberto Baratta eclipsó casi toda la actividad en el Congreso de la Nación que iba a tener a Cambiemos a la defensiva, por ejemplo: el primer interrogatorio a la candidata de Macri a la Procuración; el informe del jefe de gabinete Marcos Peña a Diputados donde sería bombardeado con un sinnúmero de problemas que atraviesa el país; la embestida contra el decreto presidencial que permite a las Fuerzas Armadas participar en la seguridad interior; otra embestida opositora –con enojo radical incluido- contra el recorte de los beneficios en las asignaciones familiares para la Patagonia y el NOA y las negociaciones que se complican por el Presupuesto 2019.

Sólo la falta de dictámenes para la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) logró colarse en la agenda de los medios de comunicación entre las novedades del nuevo caso de corrupción.

Las detenciones derivadas del contenido de los cuadernos de Oscar Centeno, el exchofer de quien fuera la mano derecha del diputado detenido Julio De Vido cuando éste ocupaba el ministerio de Planificación Federal, le dieron la oportunidad a Cambiemos de volver a instalar en la opinión pública y en el Congreso, el tema de la corrupción durante el kirchnerismo. Marcos Peña pudo aprovechar esto en sus cruces con los K durante su informe a la Cámara baja. El pedido del juez Claudio Bonadio de desaforar a Cristina Fernández reinstaló la discusión sobre la cobertura que tiene en el Senado por parte de alguno de sus pares, empezando por Miguel Pichetto que es el autor de una doctrina no escrita que indica que el Senado no desafuera a sus miembros si no tienen sentencia firme en la Corte Suprema.

Si bien el desafuero de CFK es remoto, Cambiemos ya empieza a capitalizar el tema: el senador radical Eduardo Costa presentó un proyecto para quitarle los fueros a la expresidenta y Gabriela Michetti pidió a sus pares que convoquen a una sesión especial para permitir los allanamientos a los domicilios de la exmandataria que solicitó Bonadio.

Preocupado por la presión social y por no quedar ligado al cristinismo, el peronismo racional aclaró rápidamente que no bloqueará la solicitud de los allanamientos, pero tampoco quiere verse arrastrado por Cambiemos y reclama que primero se discuta la solicitud del juez en la Comisión de Asuntos Constitucionales. Eso demoraría los tiempos. El pedido de sesión del oficialismo debería concretarse antes de la sesión del aborto del 8 de agosto, pero para abrirla necesitan de la oposición y si éstos no concurren quedarían señalados de amparar a la expresidenta. Ya empezaron las negociaciones para acercar posiciones.

A Cristina le tocó reaparecer en público en medio de este escándalo de corrupción para firmar el dictamen de despenalización del aborto. Se esperaba de ella algún discurso encendido sobre la legalización de la IVE, pero no dijo ni una palabra, sólo se limitó a estampar su firma y abandonó el salón Illia. Así, le dejó el centro de la escena a Pichetto, quien se robó todo el protagonismo entre los ‘verdes’. Él se ha convertido en la cara de la defensa de la IVE en el Senado, así como el macrista Daniel Lipovetsky en Diputados, lo que lo ha transformado en una suerte de celebridad parlamentaria para el progresismo.

Pero hay malas noticias para los militantes de la legalización del aborto, la iniciativa se encamina al rechazo total en el Senado. Los ‘celestes’ que se oponen a la IVE ya son 36 (están a 1 senador de la mayoría absoluta el recinto) y aún con los indefinidos, los ‘verdes’ no logran ni empatar.

La experiencia del debate del aborto en Diputados enseñó que nada está dicho hasta el momento en que cada legislador aprieta el botón para emitir su voto.

El miércoles, cuando concluyó el plenario de comisiones que no emitió ningún dictamen, los celestes celebraron haber impedido que el proyecto modificado de los ‘verdes’ no haya logrado despacho. Las diputadas que operan por la sanción en la Cámara alta se reunieron en Pasos Perdidos visiblemente preocupadas pero advertían que los ‘celestes’ tampoco habían tenido mayoría para un dictamen de rechazo. Entonces, concluían, aún había esperanza.

Un vehemente senador ‘celeste’ confesó que no tuvieron el número que esperaban en las comisiones y por eso apelaron a la jugada reglamentaria de impedir cualquier dictamen. Están envalentonados con su mayoría pero temen que pueda haber ausencias o cambios de votos a último momento.

El revés de los ‘verdes’ puede ser leído por algunos senadores indefinidos como una señal de debilidad. Por caso, al día siguiente Juan Carlos Romero se pronunció en contra del aborto después de un largo silencio.

El sector que quiere la legalización del aborto aún espera que juegue la Casa Rosada, en especial el sector ‘verde’ del Gobierno que cree que el rechazo puede terminar siendo una derrota para Macri –él habilitó el tema aunque se haya desentendido de su derrotero y generó expectativas en una parte importante de la sociedad- sin mencionar el riesgo de incidentes afuera del Congreso con las movilizaciones de ambos sectores.  Se trata de los mismos temores que hubo en el desenlace en Diputados que terminó con la media sanción y que Elisa Carrió denunció como el resultado de presiones de algunos funcionarios del gabinete nacional.

Se suma otra preocupación para el Gobierno: las consecuencias internas y externas de un desempate de Gabriela Michetti. Ese final podría reabrir heridas en Cambiemos que no se cierran desde la media sanción en Diputados y dejarían al Poder Ejecutivo decididamente relacionado con un bando que nadie puede asegurar que sea el mayoritario en la sociedad argentina.

Menos especulaciones encierra el escándalo de los cuadernos. Cambiemos encontró su oasis político. No sólo le sirve para distraer de algunas cuestiones y recuperar iniciativa, también le da la oportunidad de rectificarse. El recorte a los beneficios en las asignaciones familiares para el NOA y la Patagonia le había dado otro motivo a la oposición para unirse y armar una megasesión de rechazo de decretos junto con el que le dio nuevas directivas a las FFAA. El radicalismo también protestó y hasta presentó un proyecto de declaración contra la decisión del oficialismo al que pertenece. Al final, la Casa Rosada suspendió el recorte. De todos modos la oposición insistirá con el rechazo en el recinto el martes. A Cambiemos ya no lo desvela el tema, no sólo les quitó argumentos, tampoco tienen dos tercios para habilitar los tratamientos.

Fuente: ExtraNews

Comentarios

Redacción

Periodista Parlamentario acreditado en el Congreso de la Nación