16 C
nubes rotas
La Plata
humidity: 93%
wind: 6 m/s WSW
H18 • L14
HomeTIPO NOTAPanoramasPanorama ParlamentarioMientras Macri brindaba por el Presupuesto, Massa y los K le birlaron la Magistratura

Mientras Macri brindaba por el Presupuesto, Massa y los K le birlaron la Magistratura

Para el Gobierno, por lo pronto, las consecuencias son que no podrá tener los dos tercios en el Consejo de la Magistratura para designar o acusar jueces. Foto: Archivo

El Gobierno nacional festejó como un triunfo la sanción del Presupuesto 2019 con 45 votos a favor, más de lo que se esperaba para un proyecto que contempla un fuerte ajuste y una meta de dudoso cumplimiento como el ‘Déficit Cero’, entre otros objetivos y números irreales.

La euforia por contar con la ‘ley de leyes’ antes del inicio de la cumbre del G20 duró poco: el kirchnerismo, el massismo y otras bancadas peronistas que Cambiemos creía que nunca se juntarían se unieron el viernes para quedarse con 2 de los 3 asientos en el Consejo de la Magistratura y, junto con los dos lugares que el peronismo en el Senado también se aseguró, le quitaron la posibilidad a Macri de hacerse con el control total en el organismo que promueve y remueve jueces.

Se sabe que el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, hizo todo lo que estuvo a su alcance para impedir la alineación de planetas peronistas que eclipsaron al oficialismo. Es cierto que alrededor de él surgieron sospechas por su verdadero compromiso con la causa macrista después de que volviera a hacer trascender que el 2019 será su último año con Cambiemos.

En verdad, Monzó quedó atrapado en su propia estrategia. En 2017 apeló a una interpretación reglamentaria para que Cambiemos se quedará con la mayoría de los asientos en la Magistratura, por Diputados. Los peronistas no cuestionaron esa interpretación esta vez. Sólo se juntaron y superaron en número al oficialismo. Game over.

Mauricio Macri intentó desactivar la movida apelando al gobernador de Córdoba. No fue suficiente.

Al igual que en el Senado, en Diputados los distintos sectores del peronismo atomizado acordaron un entendimiento de ocasión. Luego seguirán por sus caminos, que les marcará el año electoral.

En el Gobierno nunca esperaron la confluencia opositora de Diputados. Sí en el Senado, donde incluso se dejó hacer a los peronistas, especialmente a los que conduce Miguel Pichetto (que ahora integrará el Consejo de la Magistratura) a modo de compensarlo por los múltiples trastornos que le provocaron con el Presupuesto.

Pero en la Cámara, Cambiemos seguía creyendo que el peronismo no-K seguiría eludiendo la ‘foto’ con los cristinistas. Olvidó que el acuerdo por la Magistratura no requiere de una sesión ni del armado de un interbloque siquiera, sólo juntar firmas, por más que el camporista ‘Wado’ De Pedro quedara como compañero ‘de fórmula’ con Graciela Camaño.

Los que quedaron furiosos fueron los radicales, que se cayeron de la mesa del Consejo. Por el oficialismo renueva Pablo Tonelli y no Mario Negri, que es el jefe del interbloque Cambiemos. Además, Tonelli no es ni siquiera el jefe parlamentario del PRO.

Para el Gobierno, por lo pronto, las consecuencias son que no podrá tener los dos tercios en el Consejo de la Magistratura para designar o acusar jueces.

Las especulaciones giran ahora en torno a lo que pasará con el peronismo tras este acuerdo transitorio. Si tiene secuela en los armados políticos, si fue un experimento exitoso para un armado parlamentario –como el que promueve ‘Pino’ Solanas en el Senado- o si quedará en la nada.

La votación del Presupuesto, especialmente los votos en contra, pueden dar un indicio en el Senado de cómo quedaría el mapa de las bancas en 2019 y lo que podría ser un futuro interbloque que orbite alrededor de Cristina Fernández. A los 9 del bloque K que preside Marcelo Fuentes, sumaron votos en contra de la ‘ley de leyes’ Fernando ‘Pino’ Solanas, Magdalena Odarda, los peronistas Eduardo Aguilar, Omar Perotti, Guillermo Snopek, Daniel Lovera, Norma Durango, José Mayans, María Teresa González, Alfredo Luenzo, Juan Pais, José Alperovich y Beatriz Mirkin. Muchos de ellos estuvieron reunidos con ‘Pino’ en su despacho antes de tratar el Presupuesto. El senador explicó a Extranews que ese cónclave respondió a la necesidad de que en 2019 se arme un gran frente opositor como aquel que se articuló con el regreso de Juan D. Perón en 1973.

Miguel Pichetto mira esos movimientos con desdén pero con atención. Sufrió la partida de los senadores tucumanos Alperovich y Mirkin de su bloque pero entiende que se debe a cuestiones electorales de esa provincia donde el exgobernador enfrentará al actual: Juan Manzur.

Distinto es el caso del formoseño José Mayans, cara visible de los ‘rebeldes’ a la conducción del rionegrino. Aunque Gildo Insfrán también tiene razones electorales que Mayans obedece, el senador desafía la autoridad de Pichetto cada vez que puede y arrastra a varios senadores.

A Pichetto lo fastidia más la impericia oficialista. Le molestó mucho que el senador de la UCR, Eduardo Costa, no votara a favor el Presupuesto enojado por la falta de obras para Santa Cruz y de apoyo por parte de Macri a su candidatura en 2019. A eso se sumaron las declaraciones de Nicolás Dujovne cuando se debatía el proyecto de gastos del Estado y declaró suelto de cuerpo que se logró un ajuste tremendo sin que caiga el Gobierno. El rionegrino aprovechó ambos casos para enrostrarle al Gobierno su falta de disciplina interna: “Ustedes no se dejan ayudar!”, les reprochó.

Con el Presupuesto en el bolsillo pero sin el control del Consejo de la Magistratura, a Cambiemos le queda ahora terminar el año parlamentario –un año de bajísima producción en cuanto a leyes- lo mejor posible: volverá a insistir con el desafuero de Cristina Kirchner el martes 20/11 con fracaso asegurado ante el faltazo anticipado del peronismo.

También en el Senado se espera por el intento opositor para tratar el DNU que eliminó el Fondo Sojero, tema pendiente de un sector del peronismo que desafía a Macri y a Pichetto. Será interesante ver qué número juntan, aunque esta vez no será como reunir firmas para la Magistratura.

Diputados sesionará el 21 de noviembre para ratificar la modificación en Bienes Personales y el beneficio para cooperativas y mutuales. En lo que será la última sesión del año incluirá también la iniciativa para que los jueces paguen el impuesto a las ganancias. Una promesa que el PRO le hizo al radicalismo semanas atrás. También entraría la nueva ley de alquileres. Más dudoso es si se debatirá el dictamen sobre la ley de semillas, que no tiene consenso en el pleno.

La última reunión de Diputados sería, en verdad, en la primera semana de diciembre, cuando se celebren las sesiones preparatorias para elegir autoridades. A pesar de la salida muy anticipada de Emilio Monzó de Cambiemos, no sólo seguirá como diputado hasta completar su mandato sino que también buscará otro mandato como presidente del cuerpo. A pesar de su tropiezo en el caso de la Magistratura, el Gobierno no tiene a nadie que pueda reemplazarlo en su pericia para domar una cámara que, a veces, se convierte en un polvorín.

Fuente: ExtraNews

Comentarios

Redacción

Periodista Parlamentario acreditado en el Congreso de la Nación