16 C
nubes rotas
La Plata
humidity: 93%
wind: 6 m/s WSW
H18 • L14
HomeTIPO NOTAEntrevistasPablo Giorgelli: “La producción de cultura no sólo es un acto político, sino uno de resistencia”

Pablo Giorgelli: “La producción de cultura no sólo es un acto político, sino uno de resistencia”

Pablo Giorgelli, director de cine argentino Foto: Archivo

Pablo Giorgelli, director de cine argentino, guionista y ganador del premio Caméra d’Ora (Cámara de Oro) a la Mejor Ópera Prima en el Festival de Cannes por su película “Las acacias” (2010), presentó su nuevo film “Invisible”, que relata la vida de una joven de 17 años, Ely (interpretada por Mora Arenillas), que queda embarazada, en el marco del Día Internacional de la Mujer y el debate en el Congreso sobre la despenalización del aborto.

De Buenos Aires a Guadalajara, con una ajustada agenda llena de entrevistas y presentaciones, Giorgelli continúa de gira presentando por Latinoamérica su último film. ExtraNews habló en exclusiva con él para que nos brinde su punto de vista acerca de su trabajo y las polémicas socioculturales latentes en estos últimos meses en torno a los derechos de las mujeres en nuestro país.

¿Qué opina sobre la ley de despenalización del aborto? ¿Considera que esto se ve reflejado en el film?

“Personalmente estoy a favor de que el aborto sea legal. Creo y espero que la película sea un vehículo a la reflexión y el debate pero desde otro lugar, uno de mayor sensibilidad. La película hace foco en la persona, me concentré en poder contar el drama íntimo de esta adolescente de 17 años que queda embarazada y debe tomar una decisión. Esa es la mirada que tiene la película. De algún modo, siento que detrás de los slogans, las declaraciones rimbombantes, las opiniones y posturas más radicales, lo que muchas veces nos olvidamos es que detrás de eso hay una persona, hay una mujer que tiene que atravesar esa situación y que de algún modo está desamparada. Justamente, lo que intenté es que se pudiera contar desde allí, desde los ojos y la intimidad de Ely, la protagonista”, explicó.

 

Giorgelli confesó que emprender este proyecto no fue una sencilla tarea: “Es algo que me costó mucho lograr, porque, bueno, tengo una distancia de género y generacional con ese personaje, así que me tomó tiempo poder comprenderla, tuve que realizar una investigación que me permita entenderlo desde otra óptica y esa fue un poco la clave de la película.

La otra clave: evitar la película discursiva, panfletaria, militante. No quería una película que levante el dedo, señale y que diga cómo tienen que ser las cosas. La película, por supuesto, tiene una postura y es política. Pero no es una película militante en el sentido de querer señalar cómo las cosas tienen que ser”.

Al ser consultado sobre la relación de estos temas con “Invisible”, Giorgelli explicó: “En la película, quise ampliar la mirada y no circunscribirla solamente a la cuestión de ‘aborto sí, aborto no’. El eje tenía que ver con el desamparo en la adolescencia, haciendo frente al contexto en el que se desarrollan, con los recursos que tienen a mano. Está concebida desde ese lugar. Trata más sobre ese desamparo, que sobre el embarazo adolescente o el aborto, aunque por supuesto, son temas abordados con la mayor sensibilidad y rigor en el film. Pero quería exceder esa cuestión y poder mirar el contexto.

Están íntimamente relacionadas, no se puede ver una adolescencia específica sin entender el entorno en el que se da y quería que la película se concentrara en esta dificultad que tiene para enfrentar la realidad que la condiciona. El desamparo familiar, por un hogar en el que no la contienen, el desamparo institucional, por un colegio que no la registra ni estimula y también por un Estado o un sistema de salud, que en lugar de ayudarla a encontrar soluciones, prácticamente la expulsa. Allí está puesto el eje y de eso se trata”.

El director consideró que el feminismo “bien entendido” es “necesario, imprescindible y muy bienvenido”, al tiempo que contó que no asiste a las marchas pero apoya la causa “desde otro lugar”. “Elijo cubrir espacios en casa para que vaya mi mujer, que sí va. Hago una película como la que hice y trato cada día de entender, incorporar y actuar en consecuencia a estas cuestiones, ¿no? En algún punto todos tenemos una cuota de machismo, más o menos grande que tiene que ver con nuestra descendencia cultural y la sociedad en la que uno vive”, sostuvo.

¿Considera que la producción de contenido a nivel sociocultural, en este caso el cine, es un acto político y/o una forma de exteriorizar una lucha?

“Pienso que la producción de cultura es, no solo un acto político, sino un acto de resistencia y de defensa de la identidad propia. Me genera un poquito de angustia que muchas veces el Estado no considera o no entiende la importancia de la producción de contenidos culturales como algo fundamental para un país, no solo el cine, sino la literatura, la música. Tiene una importancia enorme. No se trata sólo de algo ligado al entretenimiento u ocio.”

“En esos contenidos uno encuentra respuestas a la identidad, al futuro, al pasado. Son herramientas que ayudan a entender quiénes somos, qué hacemos y, tal vez, qué deberíamos hacer para tener una sociedad mejor, finalizó Giorgelli.

Fuente: ExtraNews

Comentarios

Redacción

Redactora ExtraNews