16 C
nubes rotas
La Plata
humidity: 93%
wind: 6 m/s WSW
H18 • L14
HomePolíticaEleccionesEl peronismo bonaerense, resuelto a apostar por la unidad

El peronismo bonaerense, resuelto a apostar por la unidad

La tradicional foto, luego del encuentro entre el PJ bonaerense y los intendentes del interior, en San Antonio de Areco. Foto: Twitter Durañona

El Partido Justicialista, a nivel nacional, se encuentra inmerso en un período de transición, causado por el triunfo electoral de Cambiemos en las últimas elecciones legislativas, que motivó a que dirigentes de diversas corrientes internas asumieran que la mejor alternativa para derrotar al oficialismo en 2019 será la unidad del espacio. Por eso, el análisis de la coyuntura actual, la revisión de errores pasados y el planteo de estrategias políticas están a la orden del día. Todo por la necesidad de hallar candidatos de peso, capaces de confrontar con las imágenes aún positivas del macrismo, sustentadas en un monstruoso blindaje mediático.

En ese sentido, la Provincia de Buenos Aires ha sido uno de los núcleos históricos para el PJ y, en la actualidad, una de las bases para reforzar la creencia de que se puede vencer al Gobierno actual en los comicios y volver a ostentar el poder. De esta manera, la nueva conducción del PJ bonaerense, encabezada por Gustavo Menéndez (Merlo) y Fernando Gray (Esteban Echeverría), ha propuesto desde el comienzo de su mandato conformar un ámbito de unidad, dentro del que confluyan las diferentes vertientes pejotistas en las que se ha diseminado el partido en el último tiempo. Las contradicciones y las dificultades, en este proceso que ha comenzado a finales de 2017, han cantado el presente.

Los intendentes de distritos cercanos al Área Metropolitana, que tienen preeminencia en la estructura partidaria provincial, han confeccionado sendos bloques en la Legislatura bonaerense (bajo la nomenclatura de “PJ Unidad y Renovación”), con ex jefes comunales como principales referencias: Julio Pereyra, de Florencio Varela, en Diputados; y Darío Díaz Pérez, de Lanús, en el Senado. Esos legisladores, si bien han expresado sus críticas hacia la gestión de María Eugenia Vidal, aportaron el quórum necesario para que Cambiemos lograra aprobar el paquete de medidas girado por la mandataria, en diciembre. Más aún: desde el edificio de calle 6, ven a ese colectivo como el principal aliado parlamentario para el año laboral que acaba de comenzar.

Ese “diálogo” y el vínculo aceitado de esa rama peronista con dos alfiles de la Gobernadora, como el Jefe de Gabinete, Federico Salvai, y el Presidente de la Cámara Baja, Manuel Mosca, fue cuestionado con contundencia por alcaldes de tierra adentro, que conformaron un grupo de trabajo para documentar sus inquietudes y generar soluciones ante los problemas locales. La exigencia vidalista al Pacto Fiscal y el ahogo por el aumento del Impuesto Rural, al frente. En este núcleo, se han destacado Francisco “Paco” Durañona (San Antonio de Areco) y Alfredo Fisher (Laprida), quienes, precisamente, habían levantado la voz en la previa al sufragio del peronismo: buscaban postular una lista propia y, al final, cedieron ante la embestida de la nómina de Menéndez.

El propio Durañona, tras el encuentro del PJ bonaerense en San Bernardo, en enero, había twitteado contra el comunicado emitido tras el cónclave. No por el contenido, que fustigaba a la administración de Vidal, sino por lo extemporáneo de la proclama: según el Intendente kirchnerista, el reclamo orgánico del PJ debía ser antes, cuando la Gobernación había empezado a presionar para la adhesión de los municipios a la Ley de Responsabilidad Fiscal que, tal como agregaba, le quitaba (y aún lo piensa) autonomía a las comunas.

En otro plano, Menéndez y Gray se mostraban en reuniones privadas con Sergio Massa, Florencio Randazzo y refrendaban sus intenciones con el apoyo a iniciativas como el “Encuentro por la Unidad”, en la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo, o el mitin de este fin de semana en La Pedrera, San Luis, convocado por la organización nacional del PJ. Los dirigentes bonaerenses más cercanos a la ex Presidenta, Cristina Fernández de Kirchner (como los jefes comunales del interior provincial; Mario Secco, de Ensenada; Jorge Ferraresi, de Avellaneda; o Walter Festa, de Moreno), en principio eran reticentes a la unidad con ciertos sectores. Asimismo, sobre todo desde el massismo, había algún reparo en sumar al kirchnerismo a la nueva amplitud del partido.

¿Cómo lograr la unidad ante tanta atomicidad? Difícil, en un cóctel de egos poderosos. Sin embargo, esta semana sucedieron acontecimientos que podrían ayudar a salvar las disidencias y limar asperezas, que parecían perennes.

El pasado miércoles 14, en San Antonio de Areco, Durañona fue el anfitrión de una reunión entre dirigentes del interior pero, en esta ocasión, con asistentes especiales: Gustavo Menéndez, Fernando Gray, otros alcaldes del Conurbano y legisladores peronistas viajaron hasta la citada ciudad, a fin de delinear tácticas a utilizar para lograr modificaciones en el tan denostado Pacto Fiscal, la recuperación del Fondo de Infraestructura Municipal (FIM) y el acercamiento de posiciones hacia 2019.

La presencia del binomio conductor del PJ provincial no pasó desapercibida. De no hacer públicas sus ideas sobre el Pacto, a firmar un documento en contra y, ahora, a delinear propuestas con la pata peronista más opositora a Vidal. Sin dudas, la modificación de la postura ha sido marcada y, en tren de aunar esfuerzos, cuanto más puedan agruparse las filas, mejores dividendos habrá.

“No es una oposición caprichosa, proponemos una alternativa donde se modifiquen algunos puntos. Necesitamos que se restablezcan el FIM y el Fondo de Seguridad, que se aumenten los valores de coparticipación en un 20%”, subrayó Durañona. Menéndez, por su parte, fue categórico en el apoyo a la iniciativa, que formalizará proyectos de ley para enviarles a senadores y diputados peronistas después de las Pascuas. “El encuentro nos fortalece, la unidad tiene que ver con el trabajo concreto para cubrir las necesidades de los bonaerenses”, señaló el “Tano”. En el próximo evento, se espera a delegados massistas.

La jornada podría ser el puntapié para una real unidad en el seno peronista, hasta ahora encorsetada al discurso de las autoridades partidarias y a intentos en vano. Por lo pronto, Menéndez, con su gesto de aproximación, buscó subsanar heridas del pasado reciente. De todos modos, alcaldes aliados a Durañona (como Germán Lago, de Alberti; Marcelo Santillán, de Gonzales Chaves; y Walter Torchio, de Carlos Casares), junto al cañuelense Gustavo Arrieta, ya trabajan desde enero en el Grupo de Trabajo de Propuestas para el Campo, dependencia creada dentro del PJ bonaerense: algunos de ellos asistieron esta semana, junto a Gray, a Expoagro.

Mientras Durañona recibía a los popes del pejotismo, Arrieta y su par de Saavedra, Hugo Corvatta, se juntaron con otros once intendentes, en la Fundación Internacional para el Desarrollo Local, de Capital Federal. Hernán Y Zurieta (Punta Indio), Néstor Álvarez (Guaminí), Aníbal Regueiro (Presidente Perón) y Juan Carlos “Chinchu” Gasparini (Roque Pérez) fueron algunos de los que expusieron ideas preliminares antes del Congreso partidario, de este sábado en Villa Tesei, Hurlingham.

Pero, eso no fue todo. Este jueves, un envalentonado Menéndez mantuvo una reunión con el Diputado provincial del Frente Renovador, Pablo Garate, y el Diputado nacional del mismo espacio, Daniel Arroyo. Conversaron acerca de la posibilidad de solicitar la emergencia alimentaria en Buenos Aires. Todo, bajo la estela de la unidad. Un referente de la fuerza política de Sergio Massa, Jorge D’Onofrio, ya ha explicitado su postura en torno a la comunión peronista: formó parte de una actividad de legisladores de Unidad Ciudadana, contra el cierre de escuelas rurales y del Delta, y brindó su acompañamiento a la jornada doble en La Pedrera. Arroyo y Felipe Solá, en tanto, fueron oradores en el “Encuentro por la Unidad”.

En definitiva, el camino de la reconstrucción empieza a asfaltarse. Este sábado, en el Congreso del PJ bonaerense, se hablará de unidad, relanzamiento y se propiciará la modificación de la Carta Orgánica, tal como adelantara ExtraNews. Si se suma al evento puntano, el peronismo podrá empezar a juntar avales que lo erijan como un adversario de fuste contra el macrismo. Para, así, hacer del lema “Hay 2019” una realidad tangible.

Fuente: ExtraNews

Comentarios

Redacción

Redactor ExtraNews.Licenciado en Comunicación Social de la UNLP. Técnico Superior en Periodismo Deportivo.