16 C
nubes rotas
La Plata
humidity: 93%
wind: 6 m/s WSW
H18 • L14
HomeUBICACIÓNEl MundoLatinoamericaBrasilEl Supremo de Brasil avanzó contra la discriminación sexual y convirtió en delito la homofobia

El Supremo de Brasil avanzó contra la discriminación sexual y convirtió en delito la homofobia

Colectivo LGTBI+ festeja la resolución del Supremo Foto: ExtraNews

Finalmente y después de tanto esperarlo, Brasil logró ayer que la homofobia sea equivalente al racismo en su país y por tanto tomado en cuenta y juzgado como un delito penal similar a este. El Supremo del gigante americano terminó sentenciando luego de seis sesión que se extendieron por más de seis meses. El colectivo LGBTI+ festejó la definición y remarcó que se trata de un hecho histórico para su país. Es importante remarcar que en Brasil se estima que al menos una persona al día es asesinada por su orientación sexual.

El Partido Socialista Brasileño (PSB), había denunciado la «omisión» del Parlamente ante la falta de pronunciamiento en lo que los socialistas consideran un asunto vinculado a los derechos humanos. Además, el socialismo asegura que hubo presiones de los sectores más conservadores de la política y las instituciones para que los proyectos que se presentaron en relación a esta temática fueran trabados durante mucho tiempo en el Congreso.

De hecho, el Frente Parlamentario Evangelista, integrado por cientos de diputados y senadores que profesan esa religión, había pedido al Supremo que postergara el juicio y diera más tiempo al Parlamento para pronunciarse sobre el asunto.

No obstante, el presidente del tribunal, magistrado José Antonio Dias Toffoli, mantuvo el caso en la agenda del Supremo, pues el juicio comenzó a fines del año pasado y también porque, según explicó, el Parlamento «ha tenido más de treinta años, desde la promulgación de la Constitución de 1988, y aún no ha decidido».

Las únicas divergencias entre los once ministros fueron planteadas precisamente por Dias Toffoli y el magistrado Ricardo Lewandowski, quienes coincidieron en que el Supremo no puede, por un mandato constitucional, «legislar» sobre ningún asunto.

Pero por la omisión parlamentaria durante más de treinta años, el máximo órgano judicial entendió que debía entremeterse en el asunto y determinar. Puesto que la violencia y discriminación que asecha al pueblo brasileño en esta materia es brutal y debe ser detenida de inmediato.

En la sentencia se aclaró que será permitido a los practicantes de todas las religiones manifestar su oposición a las relaciones homosexuales, siempre y cuando sea «de acuerdo con sus libros y códigos sagrados» y no se incurra en la discriminación, que podrá ser castigada, como el racismo, con hasta cinco años de cárcel.

 

Fuente:

Comentarios