16 C
nubes rotas
La Plata
humidity: 93%
wind: 6 m/s WSW
H18 • L14
HomeTIPO NOTAPanoramasPanorama ParlamentarioTarifas: Cambiemos aceita la ‘máquina de convencer gobernadores’

Tarifas: Cambiemos aceita la ‘máquina de convencer gobernadores’

La estrategia que trazó el oficialismo para trabar la aprobación del dictamen opositor que apunta a "suavizar" el impacto del aumento de tarifas. Foto: Télam

Semana corta en el Congreso de la Nación, pero que la oposición y Cambiemos supieron aprovechar. El tema central en el Parlamento sigue siendo el aumento en las tarifas de los servicios públicos. Como estaba previsto, el proyecto de los opositores contra los incrementos fue debatido en la comisión de Presupuesto y Hacienda, que preside el macrista Luciano Laspina. Era el último paso que le faltaba dar a la oposición para que su iniciativa contara con dictamen de los tres cuerpos asesores a los que fue girado, y no se le exigiera juntar los inalcanzables dos tercios de los presentes en el recinto.

El oficialismo no se quedó de brazos cruzados, a pesar de que en la Casa Rosada ya avisaron que habrá veto presidencial si el proyecto llega a convertirse en ley. El aviso tiene doble filo: Busca desalentar le embestida opositora, pero al mismo tiempo da una sensación de resignación que puede alentar a los legisladores poco convencidos a dar su aprobación con la certeza de que los costos políticos los pagará el Presidente.

Retorciendo el reglamento interno de la Cámara baja, el oficialismo hizo cambios en la integración de las comisiones e intentará argumentar que el dictamen opositor no llegó a juntar la mayoría de las firmas, ya que varios diputados forman parte de más de una comisión y por lo tanto votaron dos veces.

Entonces, Cambiemos argumenta que no pueden contabilizarse los votos dobles. Pero la jugada es arriesgada, como cada vez que se infringe una convención establecida sobre las interpretaciones del reglamento.

¿Cuál es la diferencia? Que el dictamen de rechazo del oficialismo sería el mayoritario y no el opositor, que va contra los aumentos de tarifas. De ocurrir eso, se trataría en el recinto la negativa que promueve Cambiemos, antes que el proyecto antimacrista. Aunque todo eso, en definitiva, dependerá de las mayorías que junten ambos sectores.

En el Gobierno empezaron a trabajar en restarle votos al proyecto opositor, tras una cumbre en la Casa Rosada donde Mauricio Macri se sentó con su mesa chica gubernamental y parlamentaria. Allí se acordó ir por el convencimiento de los gobernadores, sobre el perjuicio que tendría en las arcas provinciales la sanción del proyecto opositor y, de ser inevitable, la posibilidad de un veto total o parcial.

En la oposición detectaron la jugada, y por eso ahora avisaron que aceptarían modificaciones en el texto de la iniciativa. Ofrecen retocar la reducción del IVA sobre las tarifas residenciales, y bajarla del 27 al 21% para las pymes.

Aquí entra la estrategia del Gobierno: Reducir el IVA en las tarifas de luz y gas impacta directamente en las arcas provinciales, porque se trata de un impuesto coparticipable.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio hizo llegar a los mandatarios provinciales un paper de la cartera de Energía, donde se calcula el costo fiscal que tendrá el proyecto antitarifas.

Al paper de Frigerio se sumaron declaraciones públicas del jefe de Gabinete Marcos Peña y el aviso del veto presidencial.

El Presidente de la Nación apuesta a sus gestiones con los gobernadores para que éstos convenzan a sus diputados, y así repetir lo que ocurrió con el proyecto de Ganancias, que amenazaba sus planes y también iba camino al veto.

El apoyo más fuerte que sumó la Casa Rosada contra el proyecto opositor sobre tarifas provino del gobernador Juan Schiaretti. A él le siguieron Gustavo Bordet (Entre Ríos) y Hugo Passalacqua (Misiones), ambos hombres cercanos al cordobés.

En el oficialismo también cuentan a Omar Gutiérrez (Neuquén) y a Gerardo Zamora (Santiago del Estero), pero no hay mucho más.

Esos apoyos ya tuvieron sus primeros efectos en la Cámara baja. Martín Llayrora, exvicegobernador de Schiaretti y actual diputado nacional, si bien firmó el dictamen opositor lo hizo en disidencia. Ahora se especula con que podría cambiar de postura en el recinto. La misma conducta tuvo el entrerriano Juan José Bahillo. Y se registró la ausencia de una legisladora santiagueña.

Así las cosas, y a pesar de que aún los números le siguen dando en contra, el Gobierno intentará desactivar la embestida opositora primero en Diputados y luego en el Senado, donde tienen más peso los gobernadores. Por último, si todo falla, se aplicará el veto.

Pero, como saben que en Diputados, el panorama es muy adverso. Casi se resignan a la media sanción, que ocurriría en una sesión especial el 9 de mayo, aunque habría consuelo con otra convocatoria oficialista que sólo incluye los temas que Macri reclamó desde el 1ro de marzo, como la ley de mercado de capitales.

Como Cambiemos no consigue asegurarse la convocatoria a la postergada sesión ordinaria -ya hubo dos postergaciones porque temen que la oposición saque de la manga la eliminación del megadecreto veraniego de Macri-, con Mario Negri a la cabeza el oficialismo convocó este jueves a última hora a una sesión especial para el 9 de mayo a las 10.30, con un temario que incluye los proyectos sobre Financiamiento Productivo y Defensa de la Competencia.

Esto significa que bajo esta modalidad los proyectos de ley los elige quien convoca y se evitan sorpresas, pero significa también el fracaso del debate parlamentario.

Fuente: ExtraNews

Comentarios

Redacción

Periodista Parlamentario acreditado en el Congreso de la Nación