16 C
nubes rotas
La Plata
humidity: 93%
wind: 6 m/s WSW
H18 • L14
HomeEstadoActividad JudicialVíctimas del médico Cirulnik aseguran que la ORT sabía de los abusos por lo menos desde 1997

Víctimas del médico Cirulnik aseguran que la ORT sabía de los abusos por lo menos desde 1997

Pese al comunicado de la institución, las víctimas aseguran que la escuela de la comunidad judía tenía conocimiento de los hechos Foto: Archivo

Hace apenas tres días reveló que la hija de Daniel Filmus y otros dos hombres denunciaron al médico pediatra Alberto Cirulnik -que trabajó en la ORT- por abuso sexual. A partir de allí, al menos otros 20 exalumnos se sumaron a la acusación. Pese al comunicado de la institución, las víctimas aseguran que la escuela de la comunidad judía tenía conocimiento de los hechos al menos desde 1997, cuando la familia de uno de los chicos se reunió con las autoridades. Sin embargo, no hicieron nada para detener el accionar del profesional. Los testimonios a los que accedió este sitio, confirman la versión de los exestudiantes.

Cuando Leandro Koch salió del consultorio de Cirulnik en la sede de Yatay, se quedó pensando unos minutos. Había atravesado con el médico una experiencia que lo confundía. «Le voy a decir a mi vieja que quiero que este tipo sea mi pediatra», decidió. Tenía en ese momento -marzo de 1997- 13 años recién cumplidos.

Cuando volvió al aula, de donde se había ido con la excusa de que le dolía la cabeza aunque en realidad quería salvarse de la clase de hebreo, sus compañeros le preguntaron por qué había tardado casi una hora y media. Se extrañaron cuando les dijo que había estado todo el tiempo con el doctor. Durante la jornada, lo invadieron sensaciones raras: tomó conciencia de que Cirulnik, tan abierto y simpático, había traspasado un límite, y le pareció prudente contárselo a su mamá.

Tuvo la suerte de que ella le creyera, lo escuchara y decidiera actuar. Al día siguiente, fue con él a la ORT en horario escolar y pidió hablar con una preceptora de primer año que conocía. Le comunicó lo que le había pasado a Leandro. Las preguntas sobre su sexualidad, de sus hábitos masturbatorios, el contacto del pene del médico con su cuerpito, la invitación a volver si tenía ganas de que «le tocara la cola». La mujer la escuchó, aseguró que iba a armar una reunión con los directivos del colegio y le indicó al nene que no pasara más por el consultorio hasta nuevo aviso.

Ese mismo día, entró al salón de clases un preceptor y preguntó en voz alta por Leandro Koch. Cuando él respondió, le comunicó que el doctor Cirulnik quería verlo. Leandro salió y en lugar de ir a la oficina de Cirulnik, se encerró en un baño un largo rato, con miedo. Después, volvió al curso como si nada. Con los años, se convenció de que el médico quería continuar el proceso de «ablandamiento» sin saber que su mamá ya lo había denunciado en la ORT.

 

Fuente: ExtraNews

Comentarios