24 octubre, 2021

Extra! News

extranews.com.ar

‘El inocente’, miniserie con Mario Casas, un enigmático puzle que entretiene sin ser adictivo

Miniserie dirigida por Oriol Paulo, El Inocente propone mucho misterio e intriga, 8 capítulos de entretenimiento.

‘El inocente’ es el gran estreno de ficción española de Netflix, dado de alta el pasado 30 de abril. Una miniserie de misterio de ocho episodios basada en la novela homónima de Harlan Coben, dirigida por Oriol Paulo, uno de los cineastas españoles con mayor recorrido internacional.

En los trabajos de Paulo, siempre ha prevalecido el suspenso para intentar atrapar a los espectadores. La miniserie ha sabido dar forma a un misterio con diferentes frentes que te deja con curiosidad sobre qué está sucediendo realmente ahí.

Para ir sentando las bases de la miniserie, como era de esperar, resulta complicado hablar de ‘El inocente’, pero podríamos decir, según su sinopsis, se centra en cómo se pone patas arriba la vida de alguien que pasó cuatro años en la cárcel por un homicidio involuntario. Eso es lo que sabemos sobre su pasado, pero nuevos detalles van desvelándose poco a poco como parte de un puzle con muchas más piezas que esperemos Paulo sepa hacer encajar de forma satisfactoria.

Con un comienzo más generoso en las dudas que plantea, que en las respuestas que ofrece al espectador. Esas respuestas son imprescindibles para que uno se familiarice con sus personajes principales, su director Oriol Paulo se permite jugar a la hora de presentarlos. Diagramar estrategias, generan distintos focos de atención y el interés aumenta con cada corte en sus capítulos.

Todo ello narrado siempre desde la intensidad, ‘El inocente’ es una miniserie que prioriza la necesidad de crear un misterio que atrape. Para ello no tiene problemas en desviarse de una narrativa lineal, intentando que todo aporte se sostenga.

No obstante, el mérito de los guiones creados por Jordi Vallejo, Guillem Clua y el propio Paulo para construir un ecosistema que permite jugar con la curiosidad del espectador y con la confusión del mismo. Está en el hecho de que aquí no hay una única gran duda, ya que es algo que se traslada a una amplia galería de personajes conectados entre sí, algo que abre un mayor rango de posibilidades. Por ahora, ‘El Inocente’ se mueve con cierta soltura en ese aspecto. Tomando en cuenta que si algo ha fallado en el cine de Oriol Paulo han sido precisamente sus guiones, pero quizá aquí al partir de un material ajeno y contar con otros colaboradores la cosa cambie cuando le toque poner todas las cartas encima de la mesa, una debilidad congénita en su obra.

‘El Inocente’ no es memorable, pero sí tiene el suficiente interés como para que uno quiera confiar en que sepan lo que están haciendo con todas las incógnitas que plantea. Por ahora, la intensidad y el misterio son las notas dominantes en una miniserie que sabe hacer uso de su atractivo reparto y plantear un escenario que invita a querer seguir viéndola. Quizá no sea mucho, pero tampoco es poco.