23 septiembre, 2021

Extra! News

extranews.com.ar

Los tardígrados no solo son inmortales: también tienen una gran coordinación

Estos diminutos animalitos siempre nos sorprenden

Los tardígrados también conocidos como osos de agua, esos pequeñísimos invertebrados que parecen inmortales porque resisten todo tipo de condiciones extremas. Y no es que realmente puedan vivir para siempre, pero sí es verdad que soportan ambientes en los que otros animales no podrían sobrevivir.

Los tardígrados sí pueden morir, como cualquier otro animal: ya sea porque alcancen una edad biológica avanzada o porque algún daño en su cuerpo. Sin embargo, bajo ciertas circunstancias entran en estado de criptobiosis, en el que casi detienen su metabolismo y así pueden sobrevivir sequías, congelación, radiación, entre otras condiciones extremas.

Además de esa notable característica, estos animales microscópicos se distinguen por su andar pausado. Y ahora sabemos más de cómo es que caminan los tardígrados.

Pasos de Oso

Aunque un tardígrado es de un tamaño similar al de los puntos sobre las letras “i” que hay en este enunciado, es un animal microscópico: solo podemos observarlo a detalle con un microscopio.

Justamente su descubrimiento viene de la época en que se empezó a usar la microscopía óptica como técnica de investigación en la biología.

El primer investigador en observarlos así, fue el zoólogo alemán Johan Goeze, que en 1773 los nombró “pequeños osos de agua”, en alemán: kleiner Wasserbär, porque estos invertebrados acuáticos le parecían unos diminutos osos por su forma de caminar.

Unos años después, el biólogo italiano Lázaro Spallanzani, les puso el nombre tardígrados, un término también hacía referencia a su andar, pues en latín quiere decir “de andar pausado”.

Con esto nos queda claro que la forma de caminar de estos particulares animales, nos ha llamado la atención desde siempre.

Sin embargo, los biólogos no habían logrado determinar del todo cómo era el mecanismo de locomoción de los tardígrados. Ni mucho menos se entendía cómo es que unos invertebrados tan pequeños habían evolucionado para tener la capacidad de caminar.

Tardígrados en Movimiento

Si tienes un florero lleno de agua en casa, lo más probable es que ahí vivan felices varios tardígrados.

El agua dulce no es el único hábitat que tienen: también los encontramos en los sedimentos marinos de océanos. Y en zonas terrestres, sobre todo en suelos húmedos y con musgos.

Y en todos esos lugares los tardígrados no solo están perfectamente adaptados, sino que pueden en todos ellos también pueden moverse con mucha facilidad, con sus cuatro pares de patas.

Si pueden desplazarse de forma tan eficiente, es porque logran una muy buena coordinación de los movimientos de sus ocho patas: de forma similar a como se mueven los insectos.

Esa fue la conclusión a la que llegó un grupo de investigadores que se dedicó a estudiar la mecánica de los pasos de los tardígrados. Sus resultados los publicaron esta semana en la revista especializada PNAS.

Así, el andar de los tardígrados puede parecer lento, pero en realidad su forma de avanzar es tan firme, que lo hacen a varias velocidades. 

Para lograrlo, no cambian la longitud de sus pasos, como lo hacemos muchos vertebrados, sino que simplemente aceleran, como pasa con los artrópodos.

Te puede interesar: ¿Qué pasaría si cada habitante de la Tierra siembra un árbol durante los próximos 20 años?

Conocer a detalle la forma de movimientos de los tardígrados, deja abierta la cuestión de si comparten algún ancestro común con los insectos. O simplemente esta estrategia de movimiento resultó evolutivamente efectiva a dos grupos separados del reino animal.

Sin importar la respuesta, no queda duda de que saber esto nos da un dato más para reafirmar que los tardígrados son unos de los animales más notables con los que compartimos el planeta.

Por Paula Garcia/fayerwayer