26 septiembre, 2022

Extra! News

extranews.com.ar

¡Nos han invadido!

Breve repaso de las especies animales invasoras en la República Argentina.

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la República Argentina publicó en el año 2021 (a través de la Res. 109/21) una lista oficial de especies exóticas presentes en nuestro país. Aquí, se efectúa una distinción entre aquellas especies consideradas exóticas invasoras (EEI) y potencialmente invasoras (EEPI), representando una fuente de información sumamente importante y crucial para conocer el grado de avance de distintas especies (tanto animales como vegetales). Las EEI son especies que ya introducidas en el territorio, son capaces de no sólamente establecerse si no expandirse más allá del sitio de introducción original. Para las EEPI, por su parte, no hay registro de sus impactos actualmente en nuestro país, pero tienen características que invitan a considerarlas un riesgo potencial(1).

Entre toda la información publicada por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (¡la cual es muy bienvenida y necesaria!) que pueden revisar en profundidad aquí, se informan los costos que generan al país los daños provocados por estas especies exóticas, incluyendo también su alcance global: las especies exóticas invasoras generan un daño global estimado en 1,4 trillones (!!!) de dólares anualmente, y sólo en Argentina, tomando como referencia el año 2016, estas especies provocaron una pérdida de 3.3 millones de dólares(1). En un momento económico tan sensible de nuestro país, valdría repensar cómo reducir esas pérdidas, ¿no es cierto?.

Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la República Argentina.

De esta manera, en el Boletín Oficial Resolución 109/2021 (Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible) se resolvió, entre otras cosas, aprobar una gestión integral de las especies exóticas detalladas, «a fin de evitar su eventual introducción y movimiento interjurisdiccional y promover las acciones de contención, prevención, detección temprana, monitoreo, mitigación, control y erradicación pertinentes». Una buena noticia en términos de gestión ambiental, remediación de ecosistemas y mitigación de daños, claro está. Ahora bien, para el público no especializado, hablar de «especies invasoras» bien puede sonar a una película de ciencia ficción de los años 80, donde los extraterrestres llegan a la Tierra en una nave con pobres efectos especiales. Desde ya que este concepto se refiere a animales y plantas que probablemente viste más de una vez en tu vida (Y no son tan emocionantes como un hermano perdido de ET, lo siento).

También es fortuito aclarar que si bien algunas especies exóticas pueden ser nativas de Argentina, también pueden ser invasoras en alguna región del país. También existen las especies criptogénicas, cuyo origen es desconocido. Hasta ahora, todo muy institucional y estructurado: es hora de empezar a contarles algunas de las especies que generan esta tonelada de problemas. Apuesto que de varias ni siquiera sospechan que no son especies nativas. La primera especie es un anélido, más precisamente un oligoqueto. ¿Qué es eso? ¡La lombriz de tierra! (considerando que existen cinco especies exóticas). Aporrectodea rosea, coloquialmente conocida como lombriz de tierra, pero más específicamente como «gusano de punta rosada» es una especie comúnmente encontrada en Europa, pero que en nuestro país ha sido introducida en, por ejemplo, el Parque Nacional Lanín.

Lombriz de tierra, un ejemplo de especie invasora.

Hay veces que los nombres comunes de las especies las delatan de entrada. Yendo a los artópodos y particularmente los insectos, la abeja africana Apis mellifera scutellata tiene un nombre que hace obvio su condición de especie exótica. Con un origen claramente africano, fue introducida en los años 50 en Brasil, desde donde luego se extendería por toda América, incluyendo Argentina, por supuesto. Es una especie de comportamiento muy defensivo cuya picadura ha causado muertes en seres humanos.

La abeja africana, un peligro más allá del ecológico.

Continuando con los insectos, Aedes aegypti, el mosquito del dengue, es una especie exótica de la cual probablemente desconocías su condición. Originario de África(2), hoy en día se encuentra bien establecido en zonas tropicales y subtropicales a lo largo del mundo. Otra especie de mosquito, Aedes albopictus (mosquito tigre) es causante de una pérdida económica estimada de 23 millones de dólares anuales, al ser vector de enfermedades como zika, dengue y chikungunya(1). Debajo una imágen tomada de este artículo donde se pueden apreciar las diferencias entre ambas especies del género Aedes.

Yendo al mundo marino, algunas especies exóticas presentes en nuestro país son al menos cuatro especies de esturión (siberiano, beluga, estrellado y ruso), el sietecolores de Brasil (Geophagus brasiliensis), la carpa (Cyprinus carpio), el salmón (Oncorhynchus masou) y la trucha arco iris (Oncorhynchus mykiss), entre muchas otras especies introducidas en gran medida con fines económicos y deportivos. También existen ejemplos de especies que si bien son nativas de algunas partes de la Argentina, se han introducido en otras zonas donde ahora se las considera exóticas invasoras, como es el caso del pacú (Piaractus mesopotamicus, nativo de las cuencas de los ríos Paraná y Paraguay), el pejerrey (Odontesthes bonariensis), la mojarra (Cheirodon interruptus) y la tararira (Hoplias sp.). Es importante distinguir que en sus zonas de distribución nativa, son especies que usualmente presentan un control asociado a su pesca, como para el caso del pacú en Entre Ríos (Res 2234/84 DG, 20 de octubre de 1984).

El pacú. ¡Pacú te traje!

Continuando con la exploración en el mundo animal, dentro de las 17 especies de anfibios exóticas que detalla la lista oficial, la rana toro (Lithobates catesbeianus) y la rana de uñas (Xenopus muelleri, muy utilizada en investigación) son algunas de las especies más conocidas. La rana toro es oriunda de Estados Unidos, fue introducida en Argentina en la década de los 80 con fines alimenticios(3), lo cual, como bien sabemos, no fue exitoso. Es una especie muy problemática por alimentarse de larvas de anfibios nativos y portar patógenos que afectan a otras especies que no tienen defensas contra los mismos.

La no muy fachera rana toro.

Dentro de las aves, algunas de las especies exóticas incluyen el ganso común (Anser anser), el cisne negro (Cygnus atratus), la paloma doméstica (Columba livia) y el gorrión (Passer domesticus). Este último es comensal del ser humano y una de las aves de mayor presencia en ambientes urbanos.

Por su parte los mamíferos tienen 28 integrantes en la lista publicada por el Ministerio de Ambiente. Entre estos se incluyen algunos que estamos tan acostumbrados a ver, que ya se nos escapa que su origen no es en nuestras tierras, o porque son de uso ganadero o doméstico: la vaca (Bos taurus), el perro (Canis lupus familiaris), el gato (Felis catus) y el caballo (Equus caballus). Distintas especies de roedores, que incluyen el ratón común (Mus musculus) y la rata parda y rata negra (Rattus norvegicus y Rattus rattus), cuyo impacto como especies invasoras no sólamente incluye el daño ambiental y económico sino su impacto sanitario, al ser hospedadoras de múltiples enfermedades.

La rata parda, una de las especies invasoras más distribuidas a nivel urbano, periurbano y rural.

Continuando con los mamíferos, existe un caso icónico que la mayoría de ustedes pensará al leer este artículo: los castores de tierra del fuego. El castor canadiense (Castor canadensis) es nativo de norteamérica, pero ha sido introducido en Europa (Finlandia, Alemania, Rusia) y Tierra del Fuego (Argentina). La historia de la introducción de los castores en el sur de nuestro país se remonta a la década del 40, cuando apenas 20 castores fueron liberados en Isla Grande de Tierra del Fuego(4). Se estima que la pérdida anual estimada del Estado por el impacto del castor en esta provincia es de aproximadamente 66 millones de dólares. No solamente el impacto que generan los castores es económico si no también ambiental, debido a que sus hábitos de construcción de diques conlleva con la modificación total de los hábitats donde son introducidos, afectando la biodiversidad local, el paisaje y la dinámica de los cursos de agua.

Castores de Tierra del Fuego: bien podría ser una peli de terror ecológico.

Por otro lado, en el Parque Nacional El Palmar viven dos especies de mamíferos exóticos de gran tamaño: el jabalí (Sus scrofa) y el ciervo axis (Axis axis). Ambas especies son objetivos de caza, y actualmente existe un Plan de Control de Mamíferos Exóticos Invasores con el objetivo de reducir la abundancia de ambas especies en el parque, siendo que, como es común en las especies exóticas invasoras, afectan la biodiversidad y la dinámica del ecosistema en sí. En este plan se procura una caza controlada de estas especies, siendo su carne consumida por cazadores y también donada en parte escuelas rurales cercanas(5).

El ciervo axis, que podrá ser parecido a Bambi pero no es parte de nuestra fauna autóctona.

Finalmente, para terminar este breve repaso de fauna exótica invasora en nuestro país, dentro de los reptiles exóticos encontramos la tortuga mordedora (Chelydra serpentina), la tortuga pintada (Chrysemis picta), el gecko casero (Hemidactylus mabouia), siete especies de pitones, cuatro de serpientes, doce de varanos (Varanus sp.) y muchas más. Dentro de los moluscos, el caracol de jardín (Cornu aspersum), la babosa de invernadero (Milax gagates) y el caracol de agua dulce (Physa acuta). Les recuerdo que aquí encuentran la lista completa.

El típico caracol de jardín.

Fuentes

  • (2) LAURENCE MOUSSON, CATHERINE DAUGA, THOMAS GARRIGUES, FRANCIS SCHAFFNER, MARIE VAZEILLE and ANNA-BELLA FAILLOUX (2005). Phylogeography of Aedes (Stegomyia) aegypti (L.) and Aedes (Stegomyia) albopictus (Skuse) (Diptera: Culicidae) based on mitochondrial DNA variations. Genetical Research, 86(1), 1–11. Cambridge University Press.
  • (4) Pietrek, Alejandro & Fasola, Laura. (2014). Origin and history of the beaver introduction in South America. Mastozoología Neotropical. 21. 355-359. (5) Tammone, Agostina & Condorí, Walter & Barandiaran, Soledad & Félix, Capellino & Caselli, Andrea & Marcos, Andrea & Estein, Silvia. (2018). Relevamiento serológico en jabalí (Sus scrofa) y ciervo axis (Axis axis) en el marco del Plan de Control de Mamíferos Exóticos Invasores del Parque Nacional El Palmar 1-10.