14 mayo, 2021

Extra! News

extranews.com.ar

Vélez terminó sucumbiendo sobre el final ante la mayor jerarquía de Flamengo

El conjunto de Liniers cayó por 3 a 2 ante su par brasileño, en el encuentro que abrió la fase de grupos en la zona G de la Copa Libertadores.

Vélez Sarsfield, que estuvo dos veces en ventaja en el marcador, terminó finalmente sucumbiendo en el final del partido ante el bicampeón brasileño, Flamengo, por 3 a 2, en el encuentro que abrió en Liniers la fase de grupos en la zona G de la Copa Libertadores.

El partido que se jugó en la noche de Liniers fue de lo mejor que podía ofrecer esta fecha inaugural de la Libertadores, el encuentro tuvo todos los condimentos futbolísticos y emotivos que podían esperarse del bicampeón brasileño y campeón de la libertadores 2019 contra uno de los punteros de la Copa de la Liga Profesional.

En ese ida y vuelta frenético que se propuso desde el arranque el equipo carioca, Vélez fue el que lo sorprendió apenas superados los 20 minutos con una contra bien manejada por Juan Lucero, que terminó habilitando a Lucas Janson, que quebró por primera vez la resistencia del experimentado Diego con un zurdazo bajo.

A partir de allí (una extraña jugada en la que el técnico Rogerio Ceni no dejó salir un balón, el árbitro colombiano Wilmar Roldán cambió la decisión del saque lateral, todo el banco visitante comenzó con protestas que le dieron mayor tensión al encuentro) los brasileños continuaron atacando con Gabriel Barbosa y Bruno Henrique jugando desde los costados hacia el medio, haciendo trabajar a destajo a los centrales velezanos Lautaro Gianetti, Luis Abram y el arco defendido por Lucas Hoyos.

Todo estaba abierto y con los mismos buenos pronósticos para la segunda etapa, se activó antes de los 10 minutos con otra anotación de Janson, en este caso con golpe de cabeza tras un frentazo previo de Gianetti. «Dos cabezazos en el área son gol», dice el refrán futbolero.

Pero esto iba a durar poco, porque la constante presión alta de los rojinegros, bien conducidos por Diego y Gerson en 2/4 de cancha hacia arriba que terminó generando que «Gabigol» forzara una falta penal del arquero Hoyos que luego transformo en gol por el propio atacante del «Fla».

A partir de allí los nervios parecieron ganarle al hasta entonces sólido equipo de Mauricio Pellegrino, que empezó a correr detrás de la pelota sin poder neutralizar los circuitos bien aceitados de Flamengo. Por eso no sorprendió demasiado que el uruguayo Giorgian De Arrascaeta, con un golazo de zurda desde afuera del área pusiera en ventaja al visitante por primera vez en la noche, a 10 minutos del final.

Esto desequilibró aún más al dueño de casa, que cinco minutos más tarde se quedó con un hombre menos por la expulsión del ingresado Federico Mancuello (ex-Flamengo), que recibió la tarjeta roja directa por una fuerte falta desde atrás al mencionado Gabriel Barbosa.

Y con tan poco tiempo por jugar ya las cartas estaban echadas y Flamengo solamente necesitó hacer correr la pelota para consumar esta importante victoria inicial en este complejo grupo G del que también forman parte Liga deportiva Universitaria, de Ecuador, que siempre cuenta con el hándicap de jugar en los 2.850 metros de altura de Quito, y Unión La Calera, de Chile.

Los desmesurados festejos de los brasileños apenas concluido el partido, en un costado de la cancha y luego en la manga de acceso a los vestuarios, hicieron recordar a este particular «clásico» de otros tiempos entre ambos equipos, que con el de hoy se enfrentaron nueve veces, la primera por Libertadores, con dos victorias velezanas.

Y dentro de esos recuerdos aquel del 3 de octubre de 1995 por la Supercopa Sudamericana en Brasil, donde Flamengo ganó por 3 a 0 pero quedó en la historia por el violento puñetazo desde atrás que le aplicó Flavio Zandoná al «Animal» Edmundo, respondiendo a sus constantes burlas, y que desató un escándalo muy recordado hasta nuestros días.

Fuente