26 septiembre, 2022

Extra! News

extranews.com.ar

Autos eléctricos: ¿Están reduciendo la contaminación ambiental?

A medida que los autos eléctricos se vuelven más populares en todo el mundo, algunos sectores cuestionan si realmente son tan amigables con el ambiente y argumentan que se deben considerar las emisiones de efecto invernadero durante el proceso de fabricación y la carga de la batería.

Con la proliferación de los autos eléctricos, algunos escépticos han criticado las prácticas de extracción, fabricación y carga necesarias para sus baterías como menos limpias de lo que afirman las automotrices que fabrican vehículos eléctricos.

Los expertos coinciden en general en que los vehículos eléctricos generan una huella de carbono más baja a lo largo de su vida útil que los automóviles y camiones que utilizan motores de combustión interna tradicionales. Además, se ha comprobado que las emisiones contaminantes indirectas de los automóviles eléctricos son menores a la de los vehículos de combustión interna.

Getty Images

Un estudio publicado por la Universidad de Yale, muestra lo reducidas que son las emisiones de los vehículos eléctricos durante su vida útil, especialmente en comparación con las de los vehículos de combustibles fósiles. Esta investigación descubrió que las emisiones indirectas de los vehículos eléctricos, desde la materia prima hasta el mercado, son mucho más bajas que las de los vehículos con motor de combustión interna. Además, los autos eléctricos desde su concepción, diseño, fabricación, aprovechamiento de materiales reciclados o “Eco-Friendly”, fueron creados para ser más limpios.

Y en cuanto a los niveles de contaminación, existe evidencia de que el aumento del parque vehicular de autos eléctricos sí contribuye a la reducción de dióxido de carbono en el ambiente. Un análisis de la empresa de investigación, JATO Consulting acerca de las emisiones de dióxido de carbono en la Unión Europea en 2021 demuestra que el fuerte incremento de las ventas de vehículos eléctricos en varios países de ese continente ha provocado una disminución significativa del 16% en las emisiones de los vehículos nuevos, desde los 117.7 g/km hasta los 99 g/km.

La gran apuesta de todos los fabricantes

Se espera que la cantidad de automóviles, autobuses, furgonetas y camiones pesados ​​eléctricos circulando en las calles y carreteras del mundo alcance los 145 millones para 2030, según informes de la Agencia Internacional de Energía. ¿Esto qué quiere decir? Que prácticamente todos los fabricantes de automóviles, desde marcas comerciales hasta las de lujo y deportivos, están convencidos de los beneficios de este tipo de vehículos y, por ello, están enfocando sus esfuerzos e inversiones en la llamada electrificación del transporte. 

Tal es el caso de Ford, que dio a conocer que, entre mayo de 2021 y marzo de 2022, invirtió cerca de 20 mil millones de dólares para acelerar su transición a la movilidad electrificada. Su objetivo es que para 2026 se destinen cerca de 50 mil millones en el ramo de autos eléctricos. En cuanto a la producción, Ford planea fabricar poco más de 600 mil unidades eléctricas para finales de 2023 y llegar a los 2 millones de autos para finales de 2026. 

Actualmente Ford cuenta con dos modelos 100% eléctricos de venta: la Van E-Transit y el nuevo Mustang Mach-E. Este último, fiel al ADN de la marca, es una muestra de que cuidar al planeta no se pelea en lo más mínimo con la deportividad y pasión por la velocidad.

El mercado de los autos eléctricos seguirá creciendo de manera exponencial durante los próximos años y todas las armadoras están destinando miles de millones de dólares en su desarrollo y fabricación. Para Ford, sus modelos híbridos y eléctricos, y principalmente el nuevo Mustang Mach-E, son una muestra de su compromiso y su evolución hacia la electrificación.

Fuente National Geographic