17 julio, 2024

Extra! News

extranews.com.ar

Buena parte del patrimonio argentino está bajo el agua

La historia de Argentina está ligada al mar y a la Antártida. Por ello, cualquier búsqueda del patrimonio argentino debe contemplar a ambos.
Foto Getty Imagen.

Por Alberto Milo.

Como cada 8 de octubre, en Argentina se conmemoró una fecha más del Día Nacional del Patrimonio Natural y Cultural Argentino. Este momento del calendario de la nación sudamericana se declaró desde 1990, por el Poder Ejecutivo, con el fin de fomentar en la sociedad una reflexión en torno a los bienes que han sido legados generación tras generación.

En el marco de la ocasión, las arqueólogas Victoria Nuviala y Mónica Grosso aprovecharon para recordar la importancia de seguir explorando los sitios más recónditos del territorio argentino, siendo las profundidades marinas varios de los lugares que mayores expectativas ponen, al momento de alargar las filas del patrimonio argentino.

“Bajo agua existen vestigios materiales de nuestro pasado que son una fuente única de conocimiento acerca de quienes nos precedieron, bienes irremplazables que requieren de nuestra protección”, detalló la Arqueóloga y Buzo Científico Mònica Grosso, Investigadora del Instituto Nacional de Antropologia y Pensamiento Latinoamericano (INAPL).”

Un mar de tesoros

Tan solo en los últimos cinco siglos, la INAPL estima que 2 mil embarcaciones naufragaron en el mar argentino. Varias de estas, así como muelles sumergidos, faros y objetos de la vida cotidiana, han logrado recuperarse, permitiendo conocer cómo era la vida en los ambientes costeros y marinos de hace cientos de años.

“Relamente tenemos un pasado marìtimo fascinante del que conocemos muy poco. En un tiempo, nuestros mares estuvieron muy poblados y nos cuenta mucho imaginarnos eso.”

Claramente, el acceso a todo ese material que se esconde bajo el océano no es fácil. Resulta necesario proceder con suma delicadeza, no solo por la protección de las vidas humanas, sino también a razón de la fragilidad de los objetos extraídos.

Dado su valor cultural, todo patrimonio hallado en las costas y fondos marinos está protegido por la legislación nacional y de las provincias costeras. Al proyecto de salvaguarda, se une la Convención sobre la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático de la Unesco.

Adicionalmente, a la promoción del conocimiento del patrimonio marino-costero se dedica la campaña Mar de Historias, de la cual Mónica Grosso es integrante.

No obstante, los esfuerzos del proyecto no están limitados a las regiones mencionadas, ya que también se reconoce la importancia de conocer la Antártida con el mismo propósito.

“Antártida es un territorio maravilloso y completamente vital para nuestro futuro como humanidad. De ahí la importancia de que argentina conozca y defienda su presencia en ese territorio a través de nuestro legado patrimonial.” explicó Victoria Nuviala.

Por Alberto Milo, articulo escrito para National Geographic.