26 septiembre, 2022

Extra! News

extranews.com.ar

La contaminación del agua es una crisis de talla global

2 mil millones de personas en el mundo beben agua que podría estar contaminada con heces, alerta la ONU.

Uno de los recursos naturales más importantes para la vida está en riesgo. La contaminación del agua constituye una crisis de carácter global que está afectando a la humanidad de diversas maneras. Este elemento vital yace en el epicentro del quehacer humano, por lo que su papel dentro de la sociedad trasciende a otros ámbitos.

La contaminación del agua tiene diferentes causas. Ciertos procesos naturales influyen también en su calidad. Sin embargo, nada afecta tanto como el conjunto de actividades humanas. Las consecuencias, por su parte, son variadas. Algunas de ellas, más allá de afectar a la salud, están ejerciendo una presión en el sector político y económico de las naciones.

Te puede interesar: 

Las medidas que se deben tomar para hacer frente a esta problemática van desde lo individual hasta lo colectivo. Por ello, la importancia de conocer mejor qué implicaciones tiene dicha situación y cómo se puede contribuir al combate de esta crisis.

La contaminación del agua, una crisis global

De acuerdo con el Fondo para la Comunicación y la Educación Ambiental (FCEA), la contaminación, por sí misma, refiere al hecho de introducir algún agente biológico, físico o químico, cuya acumulación o presencia tiene efectos nocivos en el entorno natural,  la salud y el bienestar de las personas.

Contaminación del agua
Steliyana Nikolova /EyeEm/Getty Imageness

Dicho lo anterior, la contaminación del agua va a ser, entonces, el resultado negativo de un agente externo al entrar en contacto con el líquido. Se considera de esta forma debido al perjuicio que conlleva hacia la vida de los ecosistemas y hacia el consumo y actividad del ser humano.

Existen muchos aspectos vinculados con este tipo de contaminación. Se mencionaba que incluso algunos procesos naturales están íntimamente asociados con ello. Un ejemplo puede ser el arrastre de gases atmosféricos ocasionado por la lluvia. No obstante, esto resulta un asunto menor comparado con lo que la actividad humana representa para esta problemática.

La FCEA enlista a las siguientes actividades como las principales causas de la contaminación del agua:

  • El vertido de desechos industriales sin tratamiento
  • El vertido de desechos municipales (aguas residuales) sin tratar
  • El aumento en la temperatura del agua que ocasiona la disminución de oxígeno en su composición
  • La deforestación y erosión del suelo
  • El uso de pesticidas y fertilizantes
  • Depositar desechos sólidos a los cuerpos de agua

El agua corresponde a un derecho clave para el desarrollo de todo ser humano. Desafortunadamente, debido al daño que ésta sufre, hay una crisis de carácter global que está afectando no sólo al mundo social, sino también al natural. La contaminación de mares, y otros cuerpos de agua, trasforma el hábitat de muchas especies. Con esto se está viendo una progresiva amenaza para los seres vivos.

Consecuencias

El saneamiento del agua juega un papel fundamental en todo esto. Ésta ha sido una de las respuestas del ser humano contra las consecuencias de esta crisis. Pese a esto, las Naciones Unidas (ONU) indica que el 80 % de las aguas residuales retornan a los ecosistemas sin ser tratadas o reutilizadas.

Pato en agua contaminada
Mike Hill/Getty Imágenes

Los seres humanos, sobre todo en los países en vías de desarrollo, tienen un acceso más limitado a este vital líquido. En algunas naciones el abastecimiento de dicho recurso viene directamente de fuentes que han sido previamente contaminadas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que cada año 297 mil niños mueren debido a enfermedades diarreicas originadas por las malas condiciones sanitarias o agua no potable.

Te puede interesar: 

La pobreza extrema no puede ser erradicada mientras este problema continúe al alza, sugiere la ONULa contaminación del agua no permite que las enfermedades desaparezcan de países con estas condiciones. Conforme a la organización recién mencionada, en 2017, 2 mil millones de personas no disponían de instalaciones básicas de saneamiento. Esto lleva directamente al hecho de que 673 millones de personas defecan en espacios no destinados a este uso y a que, en consecuencia, 2 mil millones beban agua que pueda estar expuesta a la contaminación de heces.

Contaminación del agua
Devon OpdenDries/Getty Imágenes

El acceso al agua potable es cada vez más reducido. Si bien la escasez de este recurso es un fenómeno natural, lo cierto es que también es resultado del mal manejo. La actividad humana, la demanda creciente y la contaminación son algunos de los factores que han llevado al planeta a este punto.  A pesar de que aún hay reservas de agua dulce, no todos los países tienen acceso a las mismas fuentes, lo que, desafortunadamente, está generado un problema de índole económico y político.

Medidas contra la contaminación del agua

Más allá de los procesos de saneamiento, los investigadores están buscando formas de revertir esta situación. La limpieza de mares es otra tarea que se está llevando los esfuerzos. Algunos países han tomado medidas legislativas que favorezcan el combate contra la contaminación de agua. No obstante, es una labor difícil.

Investigación
Vitranc/Getty Imágenes

Desde lo individual es posible también marcar una diferencia.  Como se mencionó, son varias las operaciones humanas involucradas en esta crisis. Crear consciencia sobre cómo se ocupa el agua puede crear un cambio. Por ejemplo, evitar tirar el aceite por el fregadero y reutilizar el agua son dos acciones que suman a este objetivo.

En cuanto a una dimensión mayor, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés) hace énfasis en que un ambiente propicio, donde convivan políticas y marcos jurídicos e institucionales, es fundamental para afrontar a la contaminación del agua. En efecto, una regulación adecuada, que priorice la calidad de este líquido, puede ser el eje de esta batalla.

Por Alberto Milo/National Geographic