21 abril, 2024

Extra! News

extranews.com.ar

La Tierra alcanza los 8 mil millones de habitantes (y no es una buena noticia exactamente)

Llegamos a 8 mil millones de personas en la Tierra. Las implicaciones para el planeta y nuestro propio bienestar dependen de cómo abordemos el cambio climático.
Foto Getty Imágenes

Por Andrea Fischer,

Hemos llegado a un nuevo hito en la travesía humana. El pasado noviembre, según las Naciones Unidas, el número de personas en la Tierra alcanzó los ocho mil millones. Nuestra población se ha duplicado en menos de 50 años desde 1974, año en el que la ONU reunió a las naciones del mundo en la primera conferencia intergubernamental para abordar el crecimiento demográfico. En ese entonces, solo tres áreas metropolitanas albergaban a 10 millones de personas o más, Nueva York, Tokio y Ciudad de México. Hoy hay más de treinta.

Los motivos de esta explosión son por todos conocidos: la medicina, el saneamiento y el rendimiento agrícola han mejorado drásticamente. Como resultado, la mortalidad infantil se está desplomando y la expectativa de vida aumenta. Demógrafos del Instituto Internacional para el Análisis de Sistemas Aplicados, en Austria, y del Instituto para la Métrica y la Evaluación de la Salud, en Seattle, estiman que el censo humano del planeta alcance los 9 mil 400 millones y los 9 mil 700 millones, respectivamente, conforme avance el siglo. Expertos de la ONU creen que podríamos llegar a los 10 mil 400 millones.

Pero estas cifras ocultan un cambio curioso. Se espera que, entre mediados de siglo y el año 2100, nuestra expansión interminable se detenga de golpe. Nos dirigimos a un escenario completamente nuevo.

“Según el consenso, es muy probable que la población mundial llegue a su punto máximo antes de fin de siglo”, dice Patrick Gerland, quien supervisa la proyecciones para la división de población de las Naciones Unidas

Aunque se mantenga el patrón de crecimiento, los niños y algunos adultos que hoy están vivos podrían ser los primeros en cientos, quizá miles de años en atestiguar que la población de la Tierra se estanque o incluso descienda, con consecuencias insondables.

De fertilidad, longevidad y una crisis inminente

8 mil millones
Crédito: Gerardo Vieyra/NurPhoto via Getty Images

Sepultados por los datos demográficos que documentan la fertilidad y la longevidad, hay contrastes asombrosos sobre cómo llegaremos a ese punto. Se espera que más de la mitad del incremento de la población que se proyecta para el próximo cuarto de siglo suceda tan solo en ocho países de Asia y África: Pakistán, Filipinas, India, Egipto, Etiopía, Tanzania, Nigeria y la República Democrática del Congo.

No obstante, hacia el final del siglo, las poblaciones podrían descender a la mitad en casi dos docenas más, entre ellos, Tailandia, España y Japón. ¿Qué implicarán estos cambios para nuestra historia humana en constante evolución? Se puede aprender mucho de dos países muy distantes entre sí que enfrentan realidades diametralmente opuestas: China y Nigeria.

La Organización de Naciones Unidas ha proyectado que en algún punto de este año, por primera vez en siglos, China ya no será el país más poblado de la Tierra; India la superará. Incluso antes de que China instituyera la política de un hijo único en 1980, su tasa de natalidad había estado disminuyendo.

El crecimiento económico incomparable del país aumentó las oportunidades educativas y profesionales de las mujeres, y más de ellas han elegido retrasar o renunciar a la maternidad, pese a que la cifra de mujeres en edad reproductiva ha disminuido.

Foto de Zack Marshall en Unsplash

Si bien los habitantes de China son más longevos, su población —ahora, cerca de 1,400 millones— ha empezado a disminuir. La fuerza laboral que hizo de China la fábrica del mundo ya lleva una década reduciéndose. Para 2050, China podría tener 500 millones de personas mayores de 60 años. Este desequilibrio entre los jóvenes y los viejos será el mayor desafío para China.

A un continente de distancia, la situación tiene otro cariz. En Nigeria, la edad promedio es de tan solo 17 años, menos que la mitad en China. También está disminuyendo la tasa de fertilidad, pero aún es cinco veces más alta que la de China. La población del país, ahora de 224 millones, podría triplicarse, o más, para finales de siglo. Cerca de un tercio de nigerianos vive en pobreza extrema, casi la mitad de las personas que viven en pobreza extrema en India, cuya población es más de seis veces mayor. El hambre ya es un problema: millones en Nigeria están en riesgo de padecer hambruna.

¿Cómo sortearemos este crecimiento y el colapso simultáneos?

Ninguna de estas proyecciones considera de forma adecuada la posible carga para los recursos finitos de la Tierra. Los peces y la vida salvaje ya están desapareciendo a toda velocidad y el cambio climático se está convirtiendo en la mayor amenaza en la historia para la biodiversidad, la seguridad alimentaria y el acceso al agua potable y la agricultura.

No obstante, a medida que el calor extremo, el aumento del nivel del mar y el clima severo prometen incrementar la migración, nuestras tendencias demográficas también podrían reflejar más movimiento entre países. Aquellos donde disminuye su población activa van a buscar desesperadamente mano de obra fuera de sus fronteras. En países con ingresos superiores, como Estados Unidos, la inmigración fomentará el aumento de la población.

Foto de Ryoji Iwata en Unsplash

En 1968, cuando la Tierra sólo tenía 3 mil 500 millones de habitantes, en su célebre y alarmante libro The Population Bomb, el biólogo Paul Ehrlich expresó su inquietud porque la sobrepoblación podía ocasionar que cientos de millones murieran de hambre. Por el contrario, una revolución verde —la adopción generalizada de fertilizantes, la mecanización y el alto rendimiento agrícola— transformó la agricultura.

La población sigue aumentando a un ritmo acelerado, pero no es el caso en algunos lugares del mundo. ¿Acaso el ingenio del ser humano y los miles de millones de cerebros a nuestra disposición encontrarán formas para hacerle frente a esta nueva realidad? Nigeria y China podrían ser nuestras pruebas más grandes.

El crecimiento demográfico empieza a frenarse

8 mil millones
Taksim, distrito de Beyoglu de Estambul / Getty Images

En Nigeria y China —de hecho, en todos los países del mundo—, la gente es más longeva, en parte gracias a mejoras en la asistencia sanitaria y los estándares de vida. Sin embargo, las tasas de fertilidad en descenso son un contrapeso global frente a la tendencia a la longevidad. 

Las poblaciones envejecerán

Para 2050, la persona promedio vivirá hasta casi los 78 años. El aumento de la longevidad incrementa las poblaciones. Pero, a medida que la gente es más longeva, depende de la fuerza laboral durante más tiempo, un lastre para el crecimiento económico. 

Las tasas de fertilidad seguirán cayendo

En 1950, la tasa de fertilidad global era de cinco nacimientos por mujer; para 2021 había disminuido a 2.3. Se estima que la tasa caiga a 2.1 nacimientos para mediados de siglo. 

Los países crecerán más lento

En 2020, la tasa de crecimiento de la población mundial cayó por debajo de 1 % al año, la primera vez desde 1950. Si continúa esta disminución, la población de la Tierra llegará a su punto máximo antes de 2100.

Cuando las mujeres tienen un promedio de 2.1 niños cada una, con frecuencia conocido como fecundidad de reemplazo, las poblaciones se mantienen estables. Hoy día, más de dos tercios de los países tienen tasas de población por debajo de este punto de referencia. 

Un mundo menos fértil

Mejorar el acceso de las mujeres a la educación, el empleo y los métodos anticonceptivos ha contribuido a reducir a la mitad la tasa de fertilidad global desde 1950. El África subsahariana, que no ha experimentado estos cambios sociales de forma equitativa y donde las familias numerosas son la norma, es la última región del mundo con una tasa de fertilidad elevada. Como resultado, muchas poblaciones africanas seguirán creciendo, mientras que en otras partes del mundo disminuirán.

La silueta del cambio

Las pirámides demográficas ayudan a ilustrar la porción de la población de un determinado país —los mayores y más jóvenes— que depende económicamente de aquellos en edad laboral. A medida que disminuyen los índices de mortalidad y fertilidad, las pirámides pueden cambiar, de una base más amplia (muchos jóvenes, como en Nigeria) a una vertical más uniforme (como en Estados Unidos). Cuando hay más personas mayores, la silueta se ve más pesada en la parte superior. 

Las poblaciones en la zona sombreada se encuentran en edad laboral y mantienen a las poblaciones mayores y menores. 

China

  • Tasa de fertilidad en 2023: 1.2

Debido a que, desde hace décadas, ha disminuido su tasa de fertilidad, China presenta una pirámide ligeramente pesada en la parte superior, que se seguirá ensanchando para 2050. 

Italia

  • Tasa de fertilidad en 2023: 1.3

Para 2050, 36 % de la población de Italia tendrá 65 años o más, mientras que casi 12 % tendrá menos de 15 años.

Estados Unidos

  • Tasa de fertilidad en 2023: 1.7

La inmigración ha mantenido la pirámide del país relativamente consistente, compensando un declive gradual en la cifra de natalidad. 

India

  • Tasa de fertilidad en 2023: 2.0

El país que pronto será el más poblado del mundo reproduce la pirámide global. Para 2050, 68 % de su población estará en la edad laboral.

Nigeria

  • Tasa de fertilidad en 2023: 5.1

Una tasa de fertilidad elevada mantendrá su pirámide pesada en la base. Para 2050, más de 35 % de la población tendrá menos de 15 años.

Este texto es de la autoría de Craig Welch. Earth now has 8 billion people—and counting. Where do we go from here?

Fuente National Geographic