26 noviembre, 2022

Extra! News

extranews.com.ar

Tiró 8.000 bitcoins literalmente a la basura: hoy tiene un plan para recuperar sus U$S 121 millones

La historia de este ex trabajador del sector informático británico es tan increíble como el proyecto que ideó para encontrar su tesoro perdido en más de 100 mil toneladas de basura.

¿Tenés presente la historia del ropero con dólares que apareció en Las Parejas hace unos días? Bueno, lo que le ocurrió a este muchacho de Gales es algo parecido, aunque a escala mayor y podría tener un final feliz.

Por supuesto que James Howells, no lo sabía, pero en el momento en que tiró un disco rígido a la basura hace nueve años, cambió para siempre su vida.

La historia es así: Howells, de la ciudad de Newport, en el sur de Gales, tenía dos discos rígidos de una laptop, idénticos entre sí, que había guardado en un cajón. Uno estaba en blanco; el otro, según él, contenía 8.000 bitcoins que había minado en 2009.

En ese año, cuando apareció, el bitcoin era minado “por diversión” o por simple entretenimiento. Casi nadie creía entonces que valdría lo que hoy vale, por lo que las personas interesadas eran simples entusiastas de la criptografía.

Cuánto valía el bitcoin en 2010

Para que te des una idea, en 2010 la criptomoneda cotizaba en US$ 0,003, una cifra que haría que esos 8.000 bitcoins valiesen 24 dólares. Hoy, incluso después de las últimas bajas en la cotización, esa cantidad de criptomoneda equivale a 181 millones de dólares.

En 2013, el año en que el bitcoin pasó de valer 130 dólares a 1.000 dólares por unidad, hubo un fatídico momento en que Howells decidió hacer una limpieza y tirar a la basura el disco que tenía en blanco, y pasó lo que no tenía que pasar: tiró el que tenía la criptomoneda, que fue a parar al basurero local en una bolsa común, junto con el resto de los residuos de ese día.

Howells, hoy a los 36 años, todavía decidido a recuperar su fortuna desechada por error. Su historia fue publicada esta semana por Tech Insider, cuando se supo que el hombre espera pacientemente que las autoridades locales le permitan organizar una suerte de búsqueda del tesoro de alta tecnología para encontrar los bitcoins enterrados. Su problema es que no puede entrar en el basurero.

Imagen de Tech Insider.
Imagen de Tech Insider.

Durante casi una década, la municipalidad de Newport denegó sus peticiones para excavar en busca de su disco duro, alegando que sería costoso y perjudicial para el medio ambiente, pero Howells no se desanima.

El plan para recuperar los 8.000 bitcoins

Insider tuvo acceso a su demencial propuesta: un plan que cuesta unos 11 millones de dólares –que sería financiado por una firma de inversión en capital de riesgo– para revolver entre 110.000 toneladas de basura. Espera que su presentación al concejo en las próximas semanas convenza a las autoridades de que lo dejen finalmente intentar recuperar el disco duro.

Buscar un disco rígido entre miles de toneladas de basura puede parecer una tarea titánica. Sin embargo, Howells, antiguo trabajador del sector informático, cree que es posible mediante una combinación de clasificadores humanos, perros robot y una máquina dotada de inteligencia artificial y entrenada para buscar discos duros en una cinta transportadora.

Según sus estimaciones, la opción más amplia llevaría tres años y supondría el registro de 100.000 toneladas métricas (unas 110.000 toneladas) de basura, con un costo de 11 millones de dólares. Una versión reducida costaría 6 millones de dólares y tardaría 18 meses.

Ha reunido a un equipo de ocho expertos especializados en áreas como la clasificación mediante Inteligencia Artificial, la excavación de basurereos, la gestión de residuos y la extracción de datos, incluido un asesor que trabajó para una empresa que recuperó datos de la caja negra del transbordador espacial Columbia que se desintegró en un accidente aerospacial en 2003.

Las chances de encontrarlo en el basural son bajas. Pero en el hipotético caso de que lo hallasen, el funcionamiento del disco duro depende de un componente llamado “plato”, un disco de cristal o metal que contiene los datos. Según Howells, mientras el plato no esté agrietado, hay entre un 80% y un 90% de posibilidades de recuperar los datos.

En plan tiene un detalle tal, que hasta queda establecido cómo se repartiría el tesoro y cuánto le quedaría a él mismo.

Howells se quedaría con aproximadamente el 30% de lo que hay allí, por valor de algo más de 54 millones de dólares al valor actual. Un tercio se destinaría al equipo de recuperación, el 30% a los inversores y el resto a causas locales, incluyendo la entrega de 50 libras esterlinas, o unos 61 dólares al valor actual, en bitcoin a cada uno de los 150.000 residentes de Newport.

Como toda búsqueda del tesoro, esta historia tiene final incierto.

Fuente LaVoz